martes, 1 de junio de 2010

La Romería de la Virgen del Campo en TORRES DE ALBANCHEZ



Nuestra Señora del Campo, patrona de Torres de Albanchez
(foto: archivo propio)

Como un cuarto de mi sangre es torreña, dado que mi abuela Celia nació y vivió en este pueblecito, quería dejar constancia de la celebración de esta humilde romería en ese rinconcito de la Sierra de Segura que ocupa también un rincón de mi corazón: Torres de Albanchez.
Antiguamente se celebraban en la localidad fiestas el 8 de Mayo y el 8 de Septiembre, por lo que eran conocidas como "el ocho de Torres". La Virgen era subida en procesión el 8 de Mayo a su ermita, en la que permanecía hasta el 8 de Septiembre, en que se la volvía a bajar al pueblo. A principios del siglo XX la citada ermita quedó en estado ruinoso (aún quedan algunos restos en un cortijo al que los vecinos llaman "ermita vieja"), por lo que la Virgen pasó definitivamente a la Parroquia de Torres.
En 1957, y siendo párroco Esteban Ramírez Martínez, se iniciaron las obras de construcción de una nueva ermita, eligiéndose como emplazamiento un lugar muy cercano al de la anterior y a una distancia de unos 4 km. del núcleo urbano por la carretera que conduce a Génave. Se trata de un sencillo edificio encalado, con zócalo de piedra, espadaña con campana y un azulejo sobre la puerta que reproduce la imagen de la Virgen. Así, se volvió a recuperar la romería el 8 de Mayo. Pero en 1968 se decidió pasar la fecha al último domingo de Mayo, para de esta forma poder hacer la celebración de "las flores" a la Virgen en la Parroquia.



Ermita de la Virgen del Campo
(foto: archivo propio)

La imagen de la Virgen es de talla completa, adquirida en Barcelona en 1940 y restaurada hace unos años por el escultor granadino Antonio Díaz Fernández. Existía una imagen anterior que fue destruida en la guerra civil.
Los peregrinos, que comienzan bien temprano su andadura, recorren con su Virgen portada sobre andas algunas calles del pueblo para después comenzar el ascenso, entre cantos, bailes y carretas, hacia la ermita. A la llegada se celebra la Eucaristía, tras la cual los romeros disfrutan de un día de convivencia en el que no faltan las "sevillanas a la Virgen del Campo" entre las suaves fragancias de pinos y flores de este bello paraje de la Sierra de Segura.


La Virgen del Campo sobre su trono
(foto: archivo propio)

 

Bibliografía:
 

- VVAA. Romerías de Jaén. Diario Jaén, 1998.





No hay comentarios:

Publicar un comentario