viernes, 23 de diciembre de 2011

En los fogones de Jaén. ROSCOS DE NARANJA

A todos los que seguís esta sección, os deseo que paséis una FELIZ NAVIDAD y un 2012 lleno de PAZ, AMOR, SALUD Y TRABAJO. Con esta receta vamos a endulzar un poquito más estas fiestas. Son roscos artesanos, pero muy fáciles de hacer.


Foto: María Cristina Gimeno Ramos


Ingredientes:

- Un huevo.
- El zumo de un kilo de naranjas.
- Cuatro cucharadas soperas de aceite.
- Cuatro cucharadas soperas de azúcar.
- Un sobre de levadura.
- Harina de repostería,la que admita. Aproximadamente un kilo.


Modo de Hacerlo:

Lo primero que haremos es desahumar el aceite con cáscara de naranja y dejar que se enfríe. Exprimiremos el zumo de las naranjas. Separaremos la yema de la clara y ésta la batiremos a punto de nieve y cuando esté se le añade la yema y se mezcla.
Una vez hechas estas tareas previas, pondremos en un recipiente hondo el zumo de las naranjas, las cuatro cucharadas de aceite desahumado (frío), las cuatro cucharadas de azúcar, la levadura y por último la mezcla de la clara a punto de nieve y la yema del huevo. Se bate todo bien para mezclar los ingredientes y poco a poco se la va añadiendo la harina hasta conseguir una masa que se pueda trabajar con las manos (cuidado con la harina, que no quede la masa demasiado dura, pues luego los roscos quedan muy apelmazados). Haremos bolas con un agujero en medio y las dejaremos en reposo durante tres o cuatro horas. Un truco para que la masa no se os pegue en las manos es poneros en éstas un poco de aceite.
En una sartén ponemos bastante aceite para freír los roscos. Cuando vayamos a echar los roscos en la sartén se le hace con la punta de un cuchillo una hendidura por toda la circunferencia para que salgan como dobles. Habremos preparado previamente un plato con papel de cocina para que, conforme saquemos los roscos del aceite, vayan escurriendo, y otro plato con azúcar para embadurnarlos.
Esperar a que se enfríen para comerlos y acompañarlos con un anís "Castillo de Jaén", que es de la tierra. Si queréis que os duren más tiempo tiernos, cuando se enfríen, guardarlos en una caja de cartón, aunque no creo que os duren tanto como para que se pongan duros, porque están buenísimos.

Buen provecho



No hay comentarios:

Publicar un comentario