miércoles, 8 de septiembre de 2010

Iglesias de Jaén. Iglesia de Nuestra Señora de la Natividad de JAMILENA



Fachada Norte de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Natividad
(foto: archivo propio)

Los pueblos de la Provincia de Jaén destacan, entre otras muchas cosas, por poseer una buena muestra de arquitectura religiosa en  su haber monumental. Dentro de esa arquitectura religiosa, las iglesias ocupan lógicamente un lugar preeminente, pues en la mayoría de los casos se convierten en la seña de identidad de cada localidad en cuentión, dejando además bien patente su silueta en el "sky line" de la misma. Con esta nueva sección haremos gala de la cantidad, variedad y calidad de los templos jiennenses.
Hoy, día 8 de Septiembre, se celebra la festividad de la Natividad de la Virgen. Hay varios templos en la geografía provincial bajo esta advocación, como la Parroquia de Villanueva de la Reina o la Catedral de Baeza. Pero hoy nos detendremos en otra población: Jamilena. En esta pequeña localidad, situada muy cerca de Jaén, en las laderas de la Sierra de la Grana que se asoman a la olivarera campiña jiennense, destaca en su haber monumental el edificio más representativo de la villa: la Iglesia dedicada a Nuestra Señora de la Natividad.

UN POCO DE HISTORIA

En un principio, la Iglesia formaba parte de un proyecto de construcción de un monasterio de monjas que el emperador Carlos V había mandado construir en la, por el entonces, aldea de Xamilena, dependiente de la Orden de Calatrava de Martos. Tras modificaciones al proyecto inicial, las obras comienzan en 1559 a cargo del arquitecto Francisco del Castillo "el Mozo", discípulo del italiano Vignola. Francisco del Castillo había sido enviado por su padre a formarse a Italia con sólo 17 años, experiencia que marcará su posterior desarrollo como arquitecto. De allí traerá el modelo de iglesia jesuítica de una sola nave con capillas hornacinas a los lados que aplicará en el templo de Jamilena.

Planta de la Iglesia Parroquial

A la muerte del arquitecto en 1586, le sucede al cargo de las obras su hermano Benito del Castillo, que sigue fielmente el proyecto del primero, culminando la nave y los dos primeros cuerpos de la singular torre-portada. El último de los arquitectos que interviene en las obras es Juan Sequero de la Matilla, a partir de 1620. En el siglo XVIII se le añade una portada lateral, al parecer procedente de la antigua ermita de Nuestra Señora de la Estrella. Por último, y a lo largo del siglo XX, el edificio sufre una serie de reformas en sus bóvedas, tejados, solería...

Interior de la Iglesia
(foto: archivo propio)
Sin duda, el elemento arquitectónico más sobresaliente es la portada de los pies, que se presenta en el cuerpo bajo de la torre campanario. Es elegante, de arco de medio punto enmarcado por dos columnas exentas de orden corintio sobre las que descansa un frontón triangular.
En el interior destaca un bello retablo del Altar Mayor del escultor Francisco Palma Burgos y un lienzo de Nuestro Padre Jesús Nazareno, patrón de la localidad, que fue pintado en 1883. El anterior lienzo, de 1667, desapareció en la Guerra Civil.

Fachada Principal del templo
(foto: archivo propio)

Detalle de una de las columnas corintias de la portada principal
(foto: archivo propio)

Portada lateral procedente de la antigua ermita de Ntra. Sra. de la Estrella
(foto: archivo propio)

Fachada del Mediodía
(foto: archivo propio)

Lienzo de Nuestro Padre Jesús Nazareno, patrón de Jamilena, en su trono
(foto: jamilenacofrade.blogspot.com)


Bibliografía:

- Web de la parroquia de Jamilena.
- VV.AA. Jaén, Pueblos y Ciudades. Jaén, 1997.




No hay comentarios:

Publicar un comentario