lunes, 24 de enero de 2011

Del Jaén Perdido... "Stabat Mater Dolorosa". Nuestra Señora de los Dolores, la Soledad, de TORREDONJIMENO


Talla antigua de Nuestra Señora de los Dolores, la Soledad, de Torredonjimeno (detalle)

En diciembre de 1634 se funda en la Parroquia de Santa María de Torredonjimeno la Cofradía de los Esclavos de la Santísima Virgen de los Dolores. Realizará su primera estación penitencial en la procesión oficial del Santo Entierro del Viernes Santo de 1635, desde esa misma parroquia, acompañando a la urna del Santo Sepulcro. Con posterioridad hubo de separar ambos pasos, debido al entusiasmo y fervor que la imagen de la Virgen despertaba por las numerosas saetas que se le cantaban y las tradicionales "carreras" que la imagen protagonizaba a hombros de sus entregados anderos, costumbre que aún perdura. Esto alargaba demasiado la madrugada del Sábado Santo, por lo que pasa a procesionar sola, adoptando una segunda advocación, la de la Soledad.

Nuestra Señora de los Dolores, Torredonjimeno

La antigua talla de la Cofradía era posiblemente de finales del siglo XVI, de candelero, por lo que sólo tenía esculpidas cabeza y manos, éstas últimas cruzadas justo por debajo del pecho, en el cual aparece un corazón de plata atravesado por puñales. Tenía también peluca postiza, y un rostrillo como se aprecia en la imagen. La imagen de esta dolorosa fue la última es ser quemada en Torredonjimeno, el 31 de diciembre de 1936. Gracias al celo de sus camareras y hermanos, pudieron ser salvados de la destrucción andas, varales y candelabros de plata regalo de don Ángel Gallo en 1927; la corona de plata de ley sobredorada, donada por doña Juana Anguita en 1920; dos mantos, uno de 1651 y otro de 1917, así como varias sayas de gran valor del siglo XIX.
Se ignora quién realizó las fotografías que se muestran de esta imagen y cuándo fueron tomadas. En la primera se aprecia con mayor detalle el rostro de la Señora. La segunda es una curiosa estampa en la que vemos la talla completa, colocada sobre un sagrario, con una media luna de plata y cabezas de querubines a los pies, y enmarcada con unas vistosas potencias que, a modo de porlongación de la corona, se desarrollan hasta el suelo desde la altura de los hombros.




Bibliografía:

- Jiménez Delgado, Francisco. Del Jaén perdido. Memoria artístico-religiosa de la Provincia de Jaén. Jaén, 2007.
- Revista "Calvario". Agrupación de Cofradías de Torredonjimeno.

2 comentarios:

  1. esta asturiana te da las gracias por este texto tan enriquecedor y por las imagenes que son bellisimas, un besin muy grande.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Jesús! eso sí, siempre que quieras fotografías antiguas de nuestras cofradías, contacta conmigo.

    ResponderEliminar