sábado, 7 de mayo de 2011

Arquitectura Civil en Jaén. Casa-Palacio de los Condes de Torralba. TORREQUEBRADILLA


Posición de la casa-palacio de Torrequebradilla con respecto a la población
(foto: archivo propio)

El elemento arquitectónico preeminente en el "sky line" de Torrequebradilla es una antigua casa-palacio que perteneció a los Condes de Torralba. El imponente y fantasmagórico caserón, hoy en ruinas, casi rivaliza en tamaño con la propia población que se extiende a sus pies, vigilándola constantemente. Si en una visita anterior -hace ya algunos años, cuando un grupo de amigos universitarios nos dedicábamos a hacer escapadas para conocer el patrimonio de nuestra provincia-, pude entrar, con toda clase de cuidados, al interior, hoy el edificio es literalmente inaccesible por un muro que se ha construido delante. Seguramente porque amenaza más ruina que nunca, lo cual debería golpear en las conciencias de los propietarios y administraciones, pues ya va siendo hora de plantearse su restauración antes de que acabe derrumbándose.  Y Torrequebradilla perderá otra seña de identidad, como no hace mucho perdió su independencia municipal al fusionarse en 1975 con la vecina población de Villargordo, con la que por cierto comparte más bien poco desde el punto de vista histórico, pasando a denominarse el  nuevo municipio desde entonces Villatorres. 
Y así, los pueblos con tantas heridas se abocan a morir y desaparecer...

UN POCO DE HISTORIA
El origen de esta pequeña población de la Campiña jiennense es bastante oscuro. Los datos históricos parecen arrojar algo más de luz a partir del siglo XV. La ayuda prestada por Torrequebradilla a los Reyes Católicos en la conquista de Baza (Granada) le valió la concesión de una Carta Puebla, por la cual se desvinculaba de la Orden de Calatrava y adoptaba el Fuero de Jaén. Pero en 1640, Felipe IV otorga el título de Señor de Torrequebradilla a don Íñigo Fernández de Córdoba y Mendoza, por lo que la villa y las cortijadas de Torralba y Turumbillo pasan a formar parte de su señorío.

Fachada de la casa-palacio de los condes de Torralba en Torrequebradilla
(foto: archivo propio)

Aquí radica el origen de esta singular construcción, de mediados del siglo XVII, aunque no es descartable que se encuentre asentada sobre restos de antiguas fortificaciones militares. De hecho, el historiador del siglo XVII Ximena Jurado, en su obra sobre las antigüedades de Jaén, sitúa en Torrequebradilla el castillo de Esnader o Esmadel, que Fernando III destruiría y tomaría en la década de los 20 del siglo XIII durante la campaña de Quesada. A falta de trabajos arqueológicos en la casa-palacio, las hipótesis sobre estructuras de fortificación anteriores en este lugar están aún por confirmar.

LA CASA-PALACIO
Este palacio rural se articula en dos cuerpos, tres en el caso de la torre situada en el extremo derecho de la fachada. En el inferior se abre una triple arcada de medio punto, a modo de pórtico de acceso, cuyos arcos apoyan sobre sencillas pilastras. En el piso superior, una galería se abre al exterior a través de tres grandes huecos adintelados (el del extremo derecho se encuentra tapiado, aunque no debió de ser así originalmente). Ha desaparecido la baranda, posiblemente en madera, ya que las vigas de dicha galería, así como la cornisa de este segundo piso y las ménsulas en las que se apoya son de este material. En el resto de la fachada, pequeños y asimétricos vanos son la tónica.

Pórtico de entrada y galería superior. Palacio de los Condes de Torralba. Torrequebradilla
(foto: archivo propio)

El edificio, en mampostería irregular, y ladrillo en algunas zonas como en las dovelas de los arcos, estaba encalado, pero presenta sillería regular vista en los refuerzos de las esquinas, visible sobre todo en la torre. Se cubre con teja árabe.
Su función fue de centro de administración de las fincas rurales de los condes, además de su residencia temporal. También como residencia funcionó tras la guerra civil, alojando a algunas familias de Torrequebradilla.


Torre de la casa-palacio de los Condes de Torralba. Torrequebradilla
(foto: archivo propio)


Mientras echaba el último vistazo al anciano edificio, que parece lanzar por sus arcos un desesperado grito de ayuda, pensé, más bien imaginé, lo que representaba para los "churrianeros" aquel destartalado inmueble. Quizás fuera el escenario de las fantasías de tantas y tantas generaciones de niños del pueblo, o de escarceos románticos entre las parejas de novios, o de alguna fiesta o guateque de los jóvenes de la localidad...
En fin, si sus paredes hablaran...


Bibliografía:
 
- VVAA. Jaén, Pueblos y Ciudades. Jaén, 1997.


Enlace de interés:

- www.torrequebradilla.com




3 comentarios:

  1. Me agrada que escribas así,dandole la importancia que se merece a nuestro "Palacio" churrianero".Pasate por la web de mi pueblo:
    www.torrequebradilla.com (también podrás encontrarla en facebook).1saludo

    ResponderEliminar
  2. Me parece genial,que Manuel de esta opinión de la casa palacio de nuestro municipio habiendo entendido,que dicha persona no corresponde a el.Y mi pregunta es ¿como alguien que no pertenece a nuestro municipio se da cuenta de su valor histórico y nuestros propios representantes a la alcaldía no sean capaces de verlo y hablen de esa manera tan despectiva?Mi saludo a Manuel y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Simplemente es así...Nuestro patrimonio se "va al garete" y hacemos muy poco por evitarlo. Y somos todos culpables, y deberíamos ser todos partícipes, y sobre todo los que en sus manos tienen la potestad de lanzar "el toque de atención". Os animo a TODOS a comenzar una lucha pacífica por mantener todo aquello que hemos heredado y que si no lo mantenemos en la medida en que se pueda JAMAS volverá a aparecer. Un saludo.

    ResponderEliminar