jueves, 23 de enero de 2014

Arquitectura Civil en Jaén. Real Pósito de Labradores y Diezmo de CARBONEROS

 
Fachada del Real Pósito de Labradores y Diezmo de Carboneros
(foto: archivo propio)

Carboneros es una pequeña localidad situada al Norte de la Provincia de Jaén, en la orilla de la N-IV Madrid-Cádiz y pertenece al grupo de las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena, mandadas fundar por el rey Carlos III en la segunda mitad del siglo XVIII. El impulsor del proyecto fue el intendente Pablo de Olavide, que dio especial importancia a la institutción agraria del Pósito, que en estas poblaciones fue mucho más que un simple almacén de grano, no sólo desde el punto de vista social y político, por su función y utilidad, sino también urbanístico -quizás reflejo de las anteriores-, pues estos edificios ocupaban un lugar preeminente en el entramado urbano de estas villas.
Tuve la suerte de contar con un guía de excepción en mi visita al Pósito de Carboneros, reconvertido hace pocas semanas en un nuevo centro de interpretación sobre la historia de la población. Don Domingo Bonillo, alcalde de Carboneros, me acompañó gustoso en un recorrido por el interior de este edificio, que como centro de interpretación está dando ahora sus primeros pasos y dándose a conocer y para el que nuestro alcalde tiene grandes planes. 
Mil gracias a Don Domingo, por su simpatía y por su tiempo.

EL EDIFICIO

El Pósito de Carboneros fue levantado entre 1771 y 1774. Se sitúa justo enfrente de la Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción (poder civil y poder religioso mano a mano). Es un edificio sobrio y funcional. Está hecho en piedra, dispuesta en hiladas regulares, finamente tallada en la puerta de acceso y en los pilares del interior que sostienen la estructura, aunque la construcción está encalada en su mayor parte.

Interior del Pósito
(foto: archivo propio)

Artesonado de madera del techo
(foto: archivo propio)
  
Responde a una tipología habitual en todas las nuevas poblaciones de la Sierra Morena jiennense: una gran nave de planta rectangular dividida longitudinalmente por una doble arquería de medio punto que descansa sobre fuertes pilares de sección cuadrada en sillería. Se cubre con tejado a dos aguas, dejando a la vista en el interior un interesante artesonado de madera. En los extremos, dos naves más pequeñas también rectangulares se disponen perpendicularmente a la principal. El conjunto, por tanto, dibuja una planta en forma de "U", con un amplio patio trasero.

Planta del Pósito de Carboneros

Al exterior, el pósito presenta una estructura horizontal, una larga fachada apaisada de una sola planta que tiene en la puerta principal adintelada su eje de simetría, a la que se llega mediate una escalera de doble tramo en los laterales (en realidad escalones en uno y rampa en el otro). Esta puerta, hecha de sillares, queda flanqueada por dos ventanales rectangulares a cada lado, mientras que sobre ella se sitúa un pequeño óculo.
El caso de Carboneros cuenta con la peculiaridad de ser el único pósito de las Nuevas Poblaciones, junto al de Montizón, que posee un sótano que ocupa toda la planta del edificio.

SU FUNCIÓN A LO LARGO DE LA HISTORIA

La finalidad de este tipo de edificios en las Nuevas Poblaciones no era sólo, como decíamos anteriormente, la de almacenar el grano. También se prestaba grano a los colonos agricultores para la siembra. De ahí que entre finales de la época invernal y durante la primavera apenas hubiera grano almacenado, que se reponía en junio o julio. Las cantidades prestadas se reintegraban incrementadas con las "creces", que solían ser de medio celemín por fanega (una fanega contenía doce celemines). En época de escarda (arranque de las malas hierbas) o barbecho, se podía prestar a los agricultores trigo o dinero. También se facilitaba pan cuando éste escaseaba o su precio era elevado. Las autoridades pretendían con ello paliar los efectos sobre la población de los años de malas cosechas.
De esta manera, el pósito cumplía una importante función social, potenciada por los ilustrados desde el mismo momento de la fundación de estas nuevas poblaciones. Además, en el propio edificio los ilustrados enseñaban a los colonos técnicas para mejorar sus cosechas. La superintendencia tenía el control de lo que se sembraba y daba instrucciones a las Juntas de Pósito de cómo debían distribuir los granos.
Este pósito fue utilizado también como polvorín por el ejército francés en la Guerra de Independencia (1808-1814). Posteriormente funcionó como escuela y durante la Guerra Civil se usó como cárcel. Fue cine del pueblo e incluso se celebraron bodas aquí. Biblioteca y centro cultural más recientemente, en definitiva ha sido y es un edificio muy ligado a la historia de las gentes de Carboneros.

.
Panel explicativo y uno de los objetos expuestos en el nuevo centro de interpretación,
ubicado en el Real Pósito de Carboneros
(foto: archivo propio)

En Agosto de 2013, la Diputación de Jaén firma un convenio con el Ayuntamiento de Carboneros para la conversión del Real Pósito en un centro de interpretación sobre el pasado de la villa en el marco de las Nuevas Poblaciones. La inauguración tiene lugar en Diciembre de 2013. La exposición se apoya en paneles explicativos que se alternan con aperos y útiles de labranza que ayudan a ilustrar el desarrollo de los contenidos, que giran en torno a la Historia de Carboneros, la agricultura, función del pósito y tradiciones de la localidad. La intención del alcalde, Don Domingo Bonillo, es la de seguir dotando al centro de interpretación de objetos y fotografías antiguas que enriquezcan la exposición, así como celebrar actos de interés para el municipio y la comarca en este renovado espacio.


Enlaces de interés:

Ayuntamiento de Carboneros
Noticia de la inauguración del centro de interpretación (16-12-2013). Diputación de Jaén



 

1 comentario:

  1. Buenos días,
    Soy Mabel Regidor, arquitecta que, tras la realización en equipo de cuatro personas del Inventario de Pósitos, Cillas y Tercias de Andalucía, en el año 1988, realicé en el año 1989, por encargo de la entonces Consejería de Obras Publicas de la Junta de Andalucía, un Proyecto de Rehabilitación del Pósito de Carboneros. Las obras finalizaron en el año 1991.
    La imagen actual del edificio, se recuperó en este proyecto. Cuando llegamos la arcada superior de arcos y la armadura que define la cubierta estaban bajo un falso techo que impedía reconocer el espacio. Los sillares de piedra estaban forrados de bloques prefabricados de cemento y desde el ayuntamiento nos dijeron que la armadura de la cubierta había que sustituirla por otra metálica. La rehabilitación buscó recuperar el carácter de edificio público del interior y del entorno inmediato, dilatación de la calle entre el Pósito y la Iglesia. Recuperamos la estructura de madera, interviniendo en la cubierta desde la cara superior, interiormente recuperamos la estructura limpiando todos los añadidos, y dejando vista la altura total del espacio. Tanto el inventario como la Rehabilitación del Pósito de Carboneros están recogidos en publicaciones.
    Me ha alegrado comprobar que el edificio sigue prácticamente igual y que es valorado en el municipio.

    ResponderEliminar