jueves, 14 de enero de 2016

Iglesias de Jaén. Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de VILLARGORDO



Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción de Villargordo. Fachada principal.
(foto: archivo propio)

UN POCO DE HISTORIA

Después de la conquista cristiana del valle del Guadalquivir, Villargordo aparece en las fuentes como población en territorio de realengo, con un concejo propio aunque dependiente del de Jaén.
En 1454 el monarca Enrique IV concertó el matrimonio entre Don Miguel Lucas de Iranzo y Doña Teresa de Torres, V Señora de Villardompardo. Entre las muchas mercedes y privilegios con los que dotó a su criado y Halconero Mayor -futuro Condestable de Castilla-, estaba la villa de Villargordo por privilegio dado en 25 de enero de 1457. En 1458 se celebró la boda y a finales de 1460 el Condestable fijó su residencia en Jaén, donde participó activamente, hasta su muerte asesinado en 1473, en las guerras nobiliarias del momento. En 1500 la aldea había vuelto al realengo jiennense, aunque los Torres y Portugal -condes a partir de 1576- y sus descendientes continuaron siendo los grandes propietarios del término de Villargordo durante buena parte de la Edad Moderna.
La construcción de la iglesia del lugar tuvo lugar entre las décadas de los sesenta y los setenta del siglo XVI. No sabemos hasta qué punto los señores de Villardompardo estuvieron involucrados en la erección del templo, pero en algo debieron contribuir, pues los clérigos que la rigieron a partir de entonces estaban costeados por la propia Casa Condal (a pesar de que, como se ha dicho, el núcleo de Villargordo ya no perteneciera a sus dominios).
Eslava Galán aventura que existió una pequeña fortificación en la aldea cuyas piedras fueron utilizadas, en parte, en la construcción de la iglesia. Lo que sí está claro es el momento de finalización de las obras, que se produce en torno a 1578, año que aparece sobre la hornacina de la portada renacentista que aún se conserva en el lateral de la iglesia, último elemento en construirse. En la viga principal de la balconada lateral del coro de madera existe también una inscripción que dice: "Esta obra y capilla y altar todo la iglesia se hizo siendo obispo de Jaén el muy ilustre y reverendísimo señor don Francisco Delgado y vicario el licenciado Don Antón Minz Caraco y mayordomo Pedro de Quesada escribano público del Arzobispado, acabose año 1573". 
La Iglesia de Villargordo adquiere rango propio de Parroquia en 1893, fecha hasta la cual había pertenecido a la Parroquia de La Magdalena de Jaén.
Durante la guerra civil española el templo sufre expolio y saqueo quemándose los retablos -entre ellos el retablo mayor-, las imágenes y objetos litúrgicos, así como los documentos del archivo parroquial.
La situación de ruina en la que se encuentra el templo en los años de posguerra, especialmente la zona de la cabecera, urge a su sustitución, llevándose a cabo las obras a partir de 1954, proyecto a cargo del arquitecto barcelonés Enrique de Bonilla y Mir. Se levanta un nuevo presbiterio y la nave transversal que podemos contemplar en la actualidad.
En 1991 el Hospital de San Juan de Dios de Jaén dona a la parroquia de Villargordo el actual retablo mayor, que data del año 1927.
En 1993 se realizan obras para la consolidación del artístico coro de madera del siglo XVI.
En 2004 se acometen las últimas obras de remodelación del templo, centradas especialmente en la rehabilitación de la fachada principal y la torre campanario. 

LA IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA ASUNCIÓN

Situada en la Plaza de Nuestra Señora de la Asunción y con orientación Este-Oeste, la iglesia de Villargordo presenta una planta en forma de "T", con una nave longitudinal y otra transversal que confluyen en el presbiterio.
La nave longitudinal es la zona más antigua del templo, construida en la segunda mitad del siglo XVI. Está dividida en tres tramos que separan arcos fajones que apean en pilares. El de los pies -sobre el coro- se cubre con bóveda de arista, mientras los otros dos lo hacen con bóveda de cañón algo rebajada en la clave. Dos capillas se abren en el lado del Evangelio, siendo la más cercana al presbiterio la de Ánimas, donde se halla un lienzo de la Virgen del Carmen y Ánimas del pintor pegalajeño Juan Almagro, de 1943, que sustituye a otro más antiguo perdido en la guerra civil. En el lado de la Epístola se abre un arco-hornacina que se corresponde al exterior con la antigua portada lateral, hoy cegada. En los pies se levanta el coro, en alto, de 1573, bien labrado en madera. Dispone de una segunda balconada en el lado de la Epístola que se comunica con la principal mediante una puertecilla y en donde se hallaría en origen el órgano. Es la pieza más interesante de la parroquia.

Nave principal del templo (zona antigua) desde los pies y presbiterio al fondo.
(foto: archivo propio)

Coro de madera en los pies del templo, balconadas principal y lateral
(foto: archivo propio)

Vista de la nave principal desde el presbiterio. Al fondo, el coro en alto. A la izquierda, arco-hornacina (antigua portada lateral)
(foto: archivo propio)
 
Retablo Mayor, donado por el Hospital de San Juan de Dios de Jaén
(foto: archivo propio)

Cuerpo ochavado que cubre el presbiterio. Obras de ampliación a partir de 1954.
(foto: archivo propio)

Nave transversal en la cabecera fruto de la ampliación en los 50
(foto: archivo propio)

Capilla de Ánimas cubierta con bóveda de arista. Lienzo de Juan Almagro.
(foto: archivo propio)

El presbiterio y la nave transversal son obra del siglo XX. El primero, de grandes dimensiones, es de planta rectangular cubierto por un cuerpo ochavado sobre pechinas que destaca ampliamente al exterior. A través de sendos arcos de medio punto rebajados el presbiterio se comunica con los dos tramos de la citada nave transversal que se cubren de forma adintelada. En el del lado de la Epístola se abre un gran portón que da a un callejón lateral, junto a la antigua portada renacentista.
Este último es el elemento más destacable en el exterior, aunque está algo deteriorada. Se divide en dos cuerpos. En el inferior se abre un arco de medio punto sobre impostas, con clave resaltada, dovelas decoradas con bastoncillos y tondos en las enjutas. Lo enmarcan sendas pilastras cajeadas sobre plintos que sostienen un entablamento clásico. En el segundo cuerpo se abre una hornacina avenerada vacía sobre la que reza la fecha de 1578. Actualmente cegada, el arco contiene un azulejo con la imagen del Santísimo Cristo de la Salud, patrón de Villargordo.


Antigua portada renacentista en el lateral del templo
(foto: archivo propio)

La fachada principal, que da a la amplia plaza, ha sido remodelada recientemente (año 2004), añadiendo una nueva portada en ladrillo visto y remates en el mismo material. Caracterizada por un gran hastial, destaca por su carácter horizontal, roto únicamente por la verticalidad de la torre campanario, de planta cuadrada y grandes dimensiones. En ella se abren pares de vanos apuntados en el cuerpo superior para campanas. En el lado derecho de la fachada, un gran vano adintelado comunica con el callejón lateral de la iglesia donde se sitúa la antigua portada renacentista.

Fachada principal. A la derecha se observa, a través de un gran vano,
el callejón lateral donde se sitúa la antigua portada renacentista.
(foto: archivo propio)

Portada nueva (remodelación de 2004)
(foto: archivo propio)



Bibliografía:

- Alcázar-Hernández, Eva María. El Concejo de Jaén en la Baja Edad Media. Jaén, 2004.
- Navarro Jiménez, Miguel Ángel. La Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción de Villargordo. En "Suplemento Cultural", Área de Cultura del Exmo. Ayto. de Villatorres. 2002.

 

2 comentarios:

  1. Unas líneas, sólo para poner en su conocimiento la edición de mi nuevo blog Historia Giennense (historiagiennense.blogspot.com). Muchas gracias y enhorabuena por el elevado nivel y la probada calidad del que usted edita.

    Mis saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su comentario. He echado un vistazo a su blog y tiene también muy buena pinta. Ya lo he incluido en mi lista de blogs giennenses.
      Un saludo

      Eliminar