viernes, 11 de noviembre de 2016

En los Fogones de Jaén. GACHAS DULCES.

Aunque ya ha pasado la fiesta de Todos los Santos, esta receta es estupenda para la estación que se avecina. Es un postre contundente y en tiempos de escasez era un plato que llenaba, aunque no alimentaba. La noche de Todos los Santos los chavales las utilizaban para tapar las cerraduras de los vecinos y gastar bromas. 

 Foto: Mª Cristina Gimeno

Ingredientes:

- 1/2 vaso de harina.
- Un vaso de leche.
- Dos vasos y 1/2 de agua. 
- Una cucharadita de matalahúva.
- Medio vaso de azúcar.
- Cuatro o cinco cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
- Canela en polvo.
- Pan duro cortado en dados, para los tostones.
- Un chorreón de anís seco (opcional).

Modo de hacerlo:

Calentamos el aceite en una sartén y freímos el pan. Sacamos los tostones, una vez doraditos, y los ponemos en un plato con papel de cocina para que absorba el aceite. A este aceite, ya caliente, le echamos la matalahúva, sólo unos segundos, procurando que no se queme. Echamos la harina y la tostamos moviendo continuamente con una cuchara de palo, esto se hace para que la harina no sepa a crudo. 
Luego le añadimos todos los líquidos y a fuego lento vamos removiendo hasta que los grumos estén totalmente disueltos. Es laborioso este proceso y mejor ayudarnos con una espumadera. Cuando estén a medio hacer le echamos el azúcar. No la pongáis toda de golpe y vais probando para que las gachas queden a vuestro gusto.
Por último, le añadimos un chorreón de anís seco (opcional).
Para presentarlas las podemos poner en un recipiente de barro o comérselas en la misma sartén. Les espolvoreamos la canela y les ponemos los tostones y ¡¡a comer!!.
Hay muchas maneras de hacer las gachas, mi madre las hace sólo con agua, que es como se hacían antes. Para gusto los colores.

Buen provecho.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario