martes, 6 de julio de 2010

Por los pueblos de Jaén. MANCHA REAL

Inicio una nueva sección titulada "Por los pueblos de Jaén" en la que iremos recorriendo uno a uno los 97 municipios que componen la Provincia. Como no podría ser de otra manera, he escogido mi pueblo, Mancha Real, como punto de inicio de esta apasionante ruta.

Mancha Real
 
Escudo de Mancha Real
Localización: zona central de la Provincia de Jaén.
Comarca: Sierra Mágina.
Superficie: 98,78 km2.
Población: 11.353 hab. (2013)
Altitud: 757 m.
Límites: al N. con Begíjar, al S. con Pegalajar, al E. con Villatorres, Jaén y La Guardia, y al O. con Baeza, Jimena y Torres.
Distancia de la capital: 18 km.
Gentilicio: manchego o mancharrealeño.
Pedanías: Sotogordo






Vista de Mancha Real desde la Peña del Águila
(foto: archivo propio)


Calle San Marcos. Mancha Real
(foto: archivo propio)



SITUACIÓN GEOGRÁFICA Y ECONÓMICA

El municipio de Mancha Real se extiende en forma alargada de Norte a Sur entre el Valle del Guadalquivir y las estribaciones de Sierra Mágina, declarada Parque Natural. El punto más elevado del término municipal se encuentra al Sur, en la cima de El Morrón (1.540 m.), y el más bajo a orillas del Guadalquivir, por debajo de los 300 m. 
Se trata de uno de los pueblos más emprendedores de la Provincia de Jaén, basando su economía en el olivar, fundamentalmente de regadío, y sobre todo en la industria de la madera (fabricación de muebles, especialmente de cocina), a la que se unen las industrias alimentarias y de maquinaria agrícola. Fue importante durante algunos años la industria informática, en la actualidad prácticamente extinguida.


Vista parcial de Mancha Real rodeada de olivos
(foto: archivo propio)

Parque de Mancha Real nevado
(foto: archivo propio)


HISTORIA

La presencia de pobladores en esta zona se remonta a la PREHISTORIA. En el asentamiento de El Soguero se han encontrado herramientas de piedra tallada pertenecientes a poblaciones paleolíticas que, durante esta época y las siguientes, ocuparán las zonas de piedemonte de la sierra, más abundantes en recursos. Durane la etapa NEOLÍTICA se documenta la primera ocupación de Cerro Alcalá, y ya durante las etapas del Cobre y Bronce (II milenio a.C.) florecerán otros poblados, como el del Cerro del Castillo de Peñaflor, Piedras Gil o Cerro Moreno. De la etapa IBÉRICA destaca la necrópolis de Las Tosquillas, de donde proceden unas interesantes esculturas de un león, un cáprido y un toro, hoy en el Museo Provincial de Jaén, pertenecientes a las tumbas de individuos de importancia dentro de la élite aristocrática de este lugar. Cerro Alcalá vivirá su etapa de mayor esplendor durante la dominación ROMANA, convirtiéndose en municipio, la Ossigi Latonium de las fuentes (siglo I d.C.). Todavía a principios del siglo XX podían contemplarse los últimos restos arquitectónicos de esta importante ciudad: muros de hormigón y cantería, trozos de acueductos y restos de alcantarillado.
Durante la EDAD MEDIA, los musulmanes tuvieron escasa presencia en la zona, limitándose el poblamiento a pequeñas alquerías (cortijadas, granjas agropecuarias) dada la sequedad del terreno, lo que hacía preferible la dispersión del poblamiento para aprovechar mejor los manantiales y arroyos. Con la Reconquista cristiana, el panorama no cambió sustancialmente.
Como tal, lo que hoy día constituye Mancha Real fue fundado por el emperador Carlos V en 1537 en el marco de las repoblaciones tras la guerra de Granada de 1492, tomando el lugar el nombre de La Manchuela, perteneciente a Jaén. De la previsión inicial de acoger a 100 familias, se pasó, en 1595 a 415 vecinos (unos 1.660 hab.) que ocupaban ya 332 casas, y es que el proceso de crecimiento fue tal durante los siglos XVI y XVII que La Manchuela se independizará de Jaén tan sólo 20 años después de su fundación, en 1557,  y recibirá el título de Real, adoptando su actual nombre, en 1.635 de manos de Felipe IV que realizó parada y fonda en la villa en ese año. No en vano el escritor francés Boissel, escribe en 1669 en su viaje por tierras de Jaén: "...Mancha Real es un buen pueblo que aumenta en importancia todos los días". Y, efectivamente, no lo ha dejado de hacer hasta hoy, convirtiéndose a partir de los años 70 del siglo XX en un verdadero referente de la industria de la madera y la maquinaria agrícola gracias a las actuaciones del llamado Plan Jaén, que tan poco éxito tuvo en otros lugares de la Provincia, y por supuesto a valientes emprendedores que cimentaron el privilegiado status del que hoy disfruta la población.

Plaza de la Constitución e Iglesia Parroquial. Mancha Real
(foto: archivo propio)


MONUMENTOS

Iglesia Parroquial de San Juan Evangelista 

Portada principal de la Iglesia Parroquial de San Juan Evangelista. Mancha Real
(foto: archivo propio)

El bien artístico más importante de la localidad es esta monumental iglesia de planta rectangular dividida en tres naves, con tramos de bóvedas esféricas en la central y vaídas en las laterales. En ella intervinieron arquitectos de renombre como Andrés de Vandelvira, Juan de Aranda Salazar, Eufrasio López de Rojas y Ventura Rodríguez, que trabajaron en las obras desde el siglo XVI al XVIII. Al primero se debe la traza del templo y una coqueta portada lateral, al segundo, ya a partir de 1.614, el coro y la bella portada principal de estilo manierista de elegantes dobles columnas con éntasis. A López de Rojas se debe la conclusión del coro y la traza de la torre, que terminaría en 1775 Ventura Rodríguez con un segundo cuerpo de balcones rematados por frontones triangulares y un tercer y último cuerpo octogonal que le da gran personalidad al conjunto.

Interior de la Iglesia Parroquial
(foto: www.iglesiaenmanchareal.com)

Urbanismo 

Mancha Real supone un ejemplo muy interesante de planimetría urbana renacentista con calles perpendiculares en un entramado regular trazado a escuadra y cartabón. La plaza mayor servía de aglutinante y centro urbano acogiendo los edificios singulares y actuando como motor de la vida religiosa, civil y comercial, en este último caso junto con la calle Maestra que era donde se asentaban los artesanos y comerciantes, función que aún hoy conserva. La regularidad del trazado recuerda la simplicidad jerarquizadora del campamento romano.

Vista aérea del casco urbano
(foto: "Jaén desde el cielo")

Convento de Carmelitas Descalzas

Bajo la advocación de la Inmaculada Concepción, fue fundado por el mismo San Juan de la Cruz el 12 de Octubre de 1.586. No queda hoy de él sino la sencilla portada y parte de un muro con un ventanal.

 Portada del Convento de Carmelitas
(foto: archivo propio)

Otros bienes de interés son la ermita de San Marcos, patrón de la localidad, y la ermita de la Inmaculada Concepción, ambas del siglo XVIII, así como un conjunto de casas solariegas.

Ermita de la Inmaculada Concepción. Mancha Real
(foto: archivo propio)

Casa solariega en Calle Francisco Solís. Mancha Real
(foto: archivo propio)


FIESTAS, TRADICIONES, GASTRONOMÍA

Es Mancha Real un pueblo rico en celebraciones. Se celebran fiestas en honor a su patrona, la Virgen del Rosario, en torno al 7 de Octubre, y al patrón San Marcos el 25 de Abril. Pero quizás su fiesta más conocida sea la Hoguera en honor a San José el 19 de Marzo, la única falla de Andalucía en la que se quema un monumento de madera realizado por los carpinteros de la localidad.

Inmaculada Concepción, copatrona de Mancha Real
(foto: archivo propio)

Hoguera de San José
(foto: "Fiestas populares de la Provincia de Jaén")


Bibliografía:
- VVAA. Jaén. Pueblos y Ciudades. Jaén, 1997.
- VVAA. Guía monumental de la Provincia de Jaén. Sevilla, 2005.

Enlaces de interés:

- www.manchareal.es  (Ayto. de Mancha Real)
- www.mancharealviva.com 


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario