martes, 7 de diciembre de 2010

Castillos y Atalayas de Jaén. El Torreón de VILLARRODRIGO

Faltaba en este blog una sección dedicada a las edificaciones que posiblemente más abunden en este Santo Reino, tierra de frontera por siglos. Doscientas treinta y siete construcciones entre castillos, fortificaciones, atalayas y torreones, hacen de Jaén la provincia española con mayor número de estos edificios, y una de las zonas más densamente fortificadas del mundo, junto con Siria y Palestina.
Hoy nos trasladamos al municipio más alejado de Jaén, en el confín Nordeste, lindando ya con la provincia de Albacete: Villarrodrigo.
En el centro de la población, en un flanco de la plaza, se alzan los restos de un espléndido torreón, de planta cuadrada y algo más de 13 m. de lado. Está realizada en excelente mampostería de grandes sillares.


Vista general del torreón de Villarrodrigo
(foto: archivo propio)


A mediados del siglo XX, lamentablamente fue desmantelado su  cuerpo superior hasta reducir la torre hasta el nivel de las casas del entorno, que por cierto le han sido adosadas por dos de sus lados. Se conserva, pues, hoy en día, sólo el piso bajo, que presenta interiormente una gran bóveda de cañón apuntada. Por unas escaleras se accede a una terraza de la que, en la restauración acometida hace unos años, se suprimió una balaustrada añadida en el siglo XX. 


Entrada al torreón
(foto: archivo propio)


La entrada, en el centro del lado que da a la plaza, y algo elevada con respecto al nivel de la misma, presenta un arco de medio punto con dovelas bien talladas.
Se trata de una construcción cristiana del siglo XIV. Por entonces, Villarrodrigo pertenecía a la Orden de Santiago, aunque su nombre era Albaladejuelo de la Sierra. El cambio a su actual denominación  tuvo lugar en 1478. Parece claro que se trató de un homenaje al maestre Rodrigo Manrique (1434-1468), puesto que el cambio de nombre se produce después de la muerte del maestre, y bajo su hijo el comendador Pedro Manrique (que lo hiciera en memoria de su padre), aunque no hay que descartar el que fuera una iniciativa de la propia aldea para honrar a su señor, o una más de las recompensas concedidas por la reina Isabel, a quien Manrique había ayudado a conseguir el trono.


Interior del torreón
(foto: archivo propio)

Bibliografía:
- Eslava Galán, Juan. Castillos y Atalayas del Reino de Jaén. Murcia, 1999.  





1 comentario:

  1. Hola, felicidades por el buen “curro” que te estás pegando en temas provinciales y gracias por acercarte a este rincón provincial de Génave y Villarrodrigo.

    Quisiera hacerte a esta entrada una pequeña precisión y un comentario por una causa perdida.

    Como bien dices La Torre (como le llamamos los villarrodrigueños) se construyó en el siglo XIV. Tras la reconquista existían unas defensas propiedad de la Orden de Santiago. En 1.325, estas defensas son donadas al Concejo de Albaladexo (Villarrodrigo medieval) por el Maestre de Santiago Don Vasco Rodríguez de Coronado. Los villarrodrigueños reconstruyeron las defensas durante doce años, de 1.371 a 1.383. Las estructuras defensivas consistían en una torre o torreón principal con tres bóvedas donde se refugiaban sus habitantes en caso de peligro, y una muralla a su alrededor (cortijo) con un espacio interior donde se resguardaban los animales y las mercancías. En la década de 1.950 se derribaron varios metro de pared que quedaban de la segunda bóveda y se sujetaron los sillares por el peligro de desprendimientos.

    La causa perdida es lo de “Albaladejuelo de la Sierra” que está por todas partes y como signo identificativo de la historia de Villarrodrigo. Es cierto que un siglo más tarde del cambio de nombre, los redactores (que no sabían leer ni escribir) de las Relaciones Topográficas de Villarrodrigo (1.575) dijeron: “que han oído decir que en tiempo antiguo, tanto que memoria de gentes no hay en contrario, se llamaba Alvaladejuelo de la Sierra”, es la única cita que conocemos con este nombre. Todas las citas medievales conocidas le llaman Albaladexo (Albaladejo). También es cierto que hay alguna cita, ya tardía, que le llama “Albaladexo de la Syerra” y otra que le llama “Albaladexo del Val de Sigura”, posiblemente para distinguirlo de Albaladejo de los Frailes.

    En fin, nos quedaremos con el dichoso “Alvaladejuelo” que lo único que hace es enredar aún más la historia medieval de Villarrodrigo. Podéis ver algo más en las siguientes entradas:

    http://villarrodrigo-jaen.blogspot.com/2009/02/1468-notas-la-visita-de-la-orden-de.html

    http://villarrodrigo-jaen.blogspot.com/2007/11/blog-post.html

    http://villarrodrigo-jaen.blogspot.com/2009/12/1404-repoblacion-de-albaladejo-de-los.html

    Por último, en cuanto al cambio de nombre y el título de villa por el Maestre de Santiago D. Rodrigo Manrique podemos ver este documento de 1477.- “Sepades que Juan Ruiz, en nombre y como procurador de la villa de Segura, de la Orden, me hizo relación por su petición diciendo que don Rodrigo Manrique, maestre de la dicho Orden, ovo quitado los oficios y justicia y jurisdicción que la dicha villa de Segura tenía sobre un lugar suyo que se llamaba Alvaladexo y lo hizo villa para si y sobre si y lo apartó y eximió de la jurisdicción y de todos los oficios que la dicha villa sobre el dicho lugar tenía”

    http://villarrodrigo-jaen.blogspot.com/2008/11/1477-recurso-de-segura-contra-el.html

    Un abrazo y Feliz Navidad

    ResponderEliminar