jueves, 11 de abril de 2013

Real Cofradía del Dulce Nombre de Jesús y Santa Caridad. ALCALÁ LA REAL



 Primer plano del rostro de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Alcalá la Real
(foto: archivo propio)

REAL COFRADÍA DEL DULCE NOMBRE DE JESÚS
Y SANTA CARIDAD
 
Escudo de la Cofradía
Fundación: 1597.
Pasos: Jesús Nazareno, Madre de Dios del Rosario, San Juan Evangelista y Santa Mujer Verónica (Viernes Santo por la mañana). Cristo Yacente (Viernes Santo po r la noche).
Hábito: caperuz y túnica morados, capa en color crudo.
Escudo: escudo de los Dominicos rematado con corona real.
Fiesta estatutaria: Dulce Nombre de Jesús (3 de Enero), con procesión claustral de un Niño Jesús de Pasión.



Madre de Dios del Rosario en sus Misterios Dolorosos
(foto: archivo propio)

Santa Mujer Verónica
(foto: archivo propio)

HISTORIA

El día 26 de Febrero de 1597 se aprobaban los primeros Estatutos de la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús con sede en el Convento de Nuestra Señora del Rosario de la Orden de Predicadores de Alcalá la Real. El primer Hermano Mayor de la Cofradía fue Francisco de Haro Portocarrero.
En un principio se veneraba la imagen de un Niño Jesús (en la actualidad se mantiene tal devoción), pero ya desde 1609 se tiene constancia de que se procesionaba la imagen de un Nazareno junto con la de la Virgen, la Madre de Dios del Rosario en sus Misterios Dolorosos. A lo largo del siglo XVII se van sumando a la Cofradía el resto de imágenes titulares que la componen: San Juan (1625) y la Santa Mujer Verónica (1665). En el siglo XIX se añadirá la imagen del Cristo Yacente, que procesiona el Viernes Santo por la noche.
Los primeros Estatutos estarán vigentes hasta 1805, fecha en que se incautan los bienes a la Cofradía por la aplicación de la ley VI contenida en la Novísima Recopilación mandada hacer por Carlos IV, aunque en realidad esta ley sobre extinción de cofradías erigidas sin autorización real o eclesiástica había sido promulgada por Carlos III en 1783. En 1806, los cofrades acuden a la Monarquía para rehabilitarla. El 14 de Abril de 1808 se aprueban nuevas constituciones por el rey Fernando VII, incluyéndose en el título de la Cofradía el nombre de "Santa Caridad" y cambiando en consecuencia sus fines, centrados a partir de ahora en la asistencia a pobres, marginados, enfermos, huérfanos, ancianos, viudas, etc. Posiblemente sea en esta fecha cuando la Cofradía obtenga el título de "Real".
El estallido de la Guerra de Independencia en 1808 y la expulsión de los frailes dominicos supuso el traslado de la Cofradía a la Iglesia de la Vera Cruz, volviendo al término de aquélla en 1814 a su templo conventual.
A comienzos del siglo XX se aprueban nuevos estatutos para la Cofradía y se ofrece el título de Hermano Mayor perpetuo a Su Majestad el rey Alfonso XIII.
La Guerra Civil española supone la destrucción de buena parte del patrimonio de la Cofradía. Jesús Nazareno, San Juan y el Cristo Yacente son pasto de las llamas en Agosto de 1936. Concluida la contienda, se reorganiza la Cofradía y se encargan nuevas tallas a diferentes escultores del momento, destacando como benefactor Don Francisco Serrano del Mármol.
A principio de los años cincuenta, el mal estado de la iglesia conventual de Nuestra Señora del Rosario obligó el traslado de la Cofradía a la Iglesia de Consolación, Parroquia de Santa María la Mayor, donde tiene actualmente su sede canónica.
Es de destacar la gran cantidad de cuadrillas o filiales que surgieron en el seno de la Cofradía del Dulce Nombre a lo largo de su historia, y que poseían una discreta independencia siempre bajo la supervisión de un representante de la Cofradía matriz. Algunas desaparecieron, pero otras han continuado vivas a través del tiempo, iniciando en tiempos recientes sus respectivos procesos de independencia. Son las Hermandades de los Apóstoles, Gallardete de Jesús y Ecce Homo y Jesús en la Columna.
    

TITULARES

La antigua talla de Nuestro Padre Jesús Nazareno era una magnífica obra de imaginería barroca, muy posiblemente del taller del granadino José de Mora o su círculo. Fue destruida la imagen el 19 de Agosto de 1936 en la Iglesia de Consolación, salvándose únicamente su túnica bordada, y la cruz y corona de plata, que siguen procesionando en la actualidad.
La actual imagen, de finales de los años cuarenta, se encargó al imaginero sevillano Manuel José Rodríguez Fernández-Andes, que a pesar de su estética sevillana, supo dotar del espíritu de la escuela granadina a esta imagen, en recuerdo de la anterior perdida, gracias a diferentes fotografías antiguas que se le proporcionaron. De ahí el cierto parecido que guarda este Nazareno con el antiguo.
Procesiona en un trono en madera recubierta de pan de oro, obra de Nicolás Prados y es portado por horquilleros.
  
 












Antigua y Nueva talla de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Alcalá la Real


Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos es una talla anónima del siglo XVIII que pertenece a las monjas dominicas que tienen su monasterio bajo la advocación de la Encarnación en la alcalaína Carrera de las Mercedes. Como se ha dicho, acompañaba a Jesús Nazareno la imagen de la Madre de Dios del Rosario ya desde temprana fecha, siglo XVII. Al parecer, dejó de hacerlo en algún momento indeterminado del siglo XIX, pues a partir de 1885 se procesionará la talla de las madres dominicas, aunque de manera intermitente, pues en muchas ocasiones, la imagen de Jesús Nazareno estuvo acompañado en su estación de penitencia por Nuestra Señora de los Dolores, que también salía en procesión con el Señor de la Humildad, a cuya Cofradía estaba vinculada. También en los años veinte del siglo pasado Nuestra Señora de los Dolores acompañó a Nuestro Padre Jesús. Tras la reorganización de las Cofradías alcalaínas pasada la Guerra Civil, la Virgen del Rosario será la titular definitiva para la Cofradía del Dulce Nombre y Nuestra Señora de los Dolores para la de la Humildad.
Procesiona en un paso de palio portado a hombros y destaca su elegante manto azul ricamente bordado en oro por las madres trinitarias.
San Juan
La imagen de San Juan es talla completa del escultor granadino Daniel Gutiérrez Ruiz, posterior a la Guerra Civil, mientras que la Verónica es obra anónima del siglo XVIII, que sujeta con sus manos el paño donde enjuga el rostro ensangretado de Jesús y en el que aparece reproducido su rostro hasta tres veces, según el episodio de los evangelios apócrifos. Ambos procesionan sobre sencillas parihuelas, portando hermanos horquilleros a San Juan y hermanas horquilleras a la Verónica.
La Cofradía procesiona la imagen de Cristo Yacente desde el siglo XIX. Destruido en la guerra, la actual es obra del escultor de Santisteban del Puerto Jacinto Higueras Fuentes. Procesiona, junto a Nuestra Señora de la Soledad, el Viernes Santo por la noche, sobre trono también del taller de Higueras.

Primer plano de Cristo Yacente, obra de Jacinto Higueras
(foto: archivo propio)

LA PROCESIÓN DEL VIERNES SANTO POR LA MAÑANA

La procesión del Viernes Santo por la mañana es, posiblemente, el momento culminante de la Semana Santa de Alcalá la Real. La Cofradía del Dulce Nombre es acompañada por sus antiguas cuadrillas, ya segregadas como Hermandades independientes, y a lo largo del recorrido tienen lugar multitud de representaciones, actos y pregones en un auténtico estallido de folclore popular, colorista, y espiritual, verdaderamente sobrecogedor para el visitante. Es por ello que resulta muy interesante la totalidad de la estación penitencial por las calles Real, Rosario, Vera Cruz y Carrera de las Mercedes.
Desde el mismo momento en que Jesús sale de su Iglesia al Compás de Consolación, ya espera en la plaza Pilatos, personaje de la Cofradía del Ecce Homo, para representar el "paso" del juicio y lavatorio, momento en que se lava las manos para desentenderse.
También de la Cofradía del Ecce Homo es el personaje de Simón de Cirene, con su particular rostrillo y atuendo, que es sacado de entre la multitud para llevar la Cruz de Jesús, acto que realiza simbólicamente a lo largo del recorrido portando, detrás del trono, una cinta morada atada a la Cruz argéntea del Nazareno. 
En el seno de la Cofradía surgió hace algunos años la Agrupación Musical "Dulce Nombre de Jesús", que tiene una especial relevancia en la procesión al protagonizar, a la altura de la Carrera de las Mercedes, uno de los momentos más emotivos de la procesión. Los horquilleros de Jesús Nazareno giran el trono 180 grados y lo sitúan frente a la banda. En este momento, todos sus miembros se postran de rodillas e interprentan una preciosa Oración con sus instrumentos, mientras los allí congregados guardan un silencio sepulcral. 
Seguidamente tiene lugar la "venta de Jesús". Judas Iscariote, "Juíllas" para los alcalaínos, de la Hermandad de los Apóstoles, recibe sus treinta monedas de manos del capitán de los soldados judíos, personaje éste de la Hermandad del Ecce Homo. Ya de vuelta en Compás de Consolación, delante del Nazareno se escenifica el "arrepentimiento de Judas", tras lo cual huye para ahorcarse.

Imágenes de la Estación de Penitencia de 2013


Nuestro Padre Jesús Nazareno transita por la Carrera de las Mercedes.
Al fondo, la torre de la Iglesia de Consolación
(foto: archivo propio)

Detalle del pie de Nuestro Padre Jesús Nazareno
(foto: archivo propio)

Paso de palio de Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos
(foto: archivo propio)

Manto bordado de Nuestra Señora del Rosario
(foto: archivo propio)

La banda de música se postra ante Jesús Nazareno
e interpreta con sus instrumentos una emotiva Oración
(foto: archivo propio)



BIBLIOGRAFÍA

- Jiménez Delgado, Francisco. Del Jaén perdido. Jaén, 2007.
- Siles Reyna, Miguel. Las Hermandades del Alcalá la Real. En Semana Santa en la Provincia de Jaén, Tomo II. 1992. 

ENLACES

- Real Cofradía del Dulce Nombre de Jesús y Santa Caridad
- Tertulia Cofrade Nazareno del Arrabal 


   

No hay comentarios:

Publicar un comentario