jueves, 16 de mayo de 2013

Palacios de Jaén. El Palacio de los Benavides de JABALQUINTO



EL PALACIO DE LOS BENAVIDES DE JABALQUINTO


Fachada principal del Palacio de los Benavides en Jabalquinto
(foto: archivo propio)

Jabalquinto se encuentra situada sobre una pronunciada loma, aunque de suaves formas, rodeada de olivares y cerca del cauce del Guadalquivir, en el mismo centro de la Provincia de Jaén y dominando desde su privilegiada situación buena parte de la misma.
En la parte más elevada de dicha colina se encuentra el centro neurálgico de la población, la Plaza del Ayuntamiento, en donde se encuentran dos edificios principales. El viejo ayuntamiento es un edificio del siglo XX que no reviste interés artístico alguno. Alberga en la actualidad las dependencias del consultorio médico de la localidad. Enfrente se levanta un antiguo palacio del siglo XVI perteneciente a la familia Benavides que, rehabilitado en 2004, cumple la función de consistorio desde entonces. A este último dedicaremos nuestro artículo.


UN POCO DE HISTORIA

En el solar que ocupa el referido palacio -la zona más elevada de la loma en la que se asienta Jabalquinto, como hemos dicho-, se levantó en otro tiempo el propio castillo medieval de la localidad y, a falta de estudios concretos y de una prospección arqueológica, posiblemente una fortificación musulmana.
El historiador local Mateo Francisco de Rivas y Soriano, en su Memoria Histórica sobre la villa de Jabalquinto (1797) nos dice a propósito del palacio que tiene "...varios altos, patio de galerías y fortaleza en el centro, con sus torres y arcos". Efectivamente, castillo y palacio llegaron a coexistir durante algunos siglos, porque este último comenzó a construirse a finales del siglo XV en el recinto del primero.
Los promotores de las obras fueron los Benavides, familia de rancio abolengo, que habían comprado al concejo de la ciudad de Baeza las tierras del entorno de Jabalquinto, fundando así el señorío de su nombre y encarnando su poder en este singular edificio que nos ocupa. En 1617, el rey Felipe III convierte el señorío de Jabalquinto en marquesado, recayendo el título en Manuel III de Benavides. No mucho tiempo después, en 1637, la nieta de éste, Isabel Francisca de Benavides, III Marquesa de Jabalquinto, contrae matrimonio con Antonio Alonso Pimentel de Quiñones y Herrera, XI Conde y VIII Duque de Benavente, por lo que el Marquesado queda vinculado a esta casa nobiliaria.
Pero el palacio sufre un abandono progresivo al no ser habitado por sus nuevos dueños.
El edificio es remodelado en el último tercio del siglo XVIII, y posteriormente en el siglo XIX. A finales de esta centuria o principios del siglo XX, Pedro de Alcántara Téllez Girón, XVI Duque de Benavente, y último noble que ostenta la titularidad del edificio, lo vende a Don Francisco Antonio Nájera Rodríguez.  Éste a su vez se deshizo de él a favor de Don José González García, pasando definitivamente a Don Eleuterio Gonlez Soriano, que lo vendió al Ayuntamiento para establecer la Casa Consistorial del municipio.
Durante toda la segunda mitad del siglo XX el edificio estuvo cerrado y amenzaba ruina. El Palacio fue declarado Bien de Interés Cultural en 1985. En 2004 se restaura para acoger las dependencias municipales, función que actualmente cumple el inmueble.


EL PALACIO

Portada principal del Palacio de los Benavides. Jabalquinto
(foto: archivo propio)

De planta rectangular, el edificio presenta una gran fachada apaisada, en sillarejo, y perfectamente orientada al Este. Consta de dos pisos, y en ella se abren  las dos portadas del inmueble, de sillería, datadas en el último tercio del siglo XVI. La que se encuentra situada a la derecha es la principal, con arco de medio punto enmarcado por delgadas pilastras cajeadas sobre altos basamentos y con capiteles corintios. Éstos sostienen un sencillo entablamento, interrumpido por la inclusión de un balcón en época posterior de vano adintelado y antepecho de buena forja como es costumbre en Jabalquinto. A los lados, sendos escudos nobiliarios de gran empaque, ambos similares, pertenecientes al linaje de los fundadores del señorío, la familia Benavides.  En ellos se aprecia un león rampante envuelto en una cinta y aferrado a un bastón, y ocho calderas en la bordura. Presentan forma ovalada, sobre cartela apergaminada, y lo sostienen dos figuras tenantes femeninas vestidas con túnicas. El hecho de que se encuentren timbrados con corona marquesal, nos lleva a fecharlos tiempo después de que se realizara la portada, dado que es en 1617 cuando Felipe III eleva el Señorío de Jabalquinto a la dignidad de Marquesado. Los escudos, por tanto, son posteriores a esta fecha, posiblemente añadidos por Manuel III de Benavides, en quien recae tal dignidad como I Marqués de Jabalquinto.


Escudo de la familia Benavides en la portada principal del Palacio
(foto: archivo propio)

La otra portada es adintelada, con grandes dovelas, enmarcada también por finas pilastras cajeadas sobre basamentos rematadas en capiteles corintios que sostienen una sencilla cornisa. Sobre ésta, un sencillo ventanal adintelado a eje con la puerta, de buena rejería. En realidad, de un aspecto similar debió de ser la portada principal antes de añadirle los escudos mencionados y el balcón que rompe el delgado entablamento.
Entre ambas portadas se abren cuatro sencillos vanos, dos en el piso superior y otros dos en el inferior, a eje.


Portada en el lado izquierdo de la fachada del Palacio
(foto: archivo propio)

Si accedemos al interior comprobaremos que la construcción es totalmente nueva por las reformas que se acometieron en 2004 para reconvertir el viejo palacio en el Ayuntamiento de la localidad. Destaca el vestíbulo, probablemente del XIX, cubierto en su mayor parte con un artesonado en madera de casetones. Se encuentran en este espacio algunos elementos de interés, como la escalera por la que se accede al piso superior, de dos tramos, sostenida a la altura del rellano por dos columnas toscanas, que en el piso bajo enmarcan la puerta que da acceso al exterior por la fachada trasera. La baranda de la escalera es de hierro forjado y tiene una decoración muy cuidada.

Vestíbulo del Palacio, totalmente remodelado tras las obras de restauración
(foto: archivo propio)


EL ESCUDO DE LOS REQUESENS EN EL PALACIO DE JABALQUINTO

Escudo de los Requesens en el vestíbulo del Palacio de Jabalquinto
(foto: archivo propio)

Escudo de los Requesens
En las obras de remodelación del palacio aparecieron en las excavaciones practicadas en el patio trasero dos escudos en piedra. Uno ostenta las armas de los Benavides y es parecido a los que se encuentran en la portada principal. El otro, sin embargo, presenta unos elementos heráldicos extraños para esta parte del país. Y es que este magnífico escudo barroco, de grandes dimensiones, colocado actualmente en el vestíbulo en la pared de la izquierda, pertenece curiosamente al apellido Requesens, noble linaje de origen catalán que ostentaba, entre otros títulos, la Baronía de Martorell. Sus armas son: 
Cuartelado: 1º y 4º: en campo de oro, cuatro palos de gules; 2º y 3º: en campo de azur, tres roques de oro y bordura dentada de oro (por cierto que el "roque" hace alusión a la pieza de la torre en el juego del ajedrez, que antiguamente se llamaba así, y que en la heráldica catalana suele adoptar esa particular forma que aparece en el dibujo).
Lógicamente se preguntarán qué hace un escudo de una familia de origen catalán en el Palacio de Jabalquinto. No ha sido fácil identificar las armas del mencionado apellido y menos aún la relación con el marquesado de Jabalquinto, pero todo esfuerzo recibe al final su recomepnsa y aquí tienen la explicación del porqué de la presencia de este escudo en el palacio y la línea de sucesión que lo vincula:
Podemos fechar el escudo en 1637, año en que contraen matrimonio Isabel Francisca de Benavides, III Marquesa de Jabalquinto, con Antonio Alonso Pimentel de Quiñones y Herrera, XI Conde y VIII Duque de Benavente. Como apuntamos anteriormente, este matrimonio introduce a la casa de Benavente en la historia del marquesado de Jabalquinto, y es el Conde-Duque de Benavente quien trae consigo las armas referidas. La Baronía de Martorell estuvo vinculada al apellido Requesens desde el año 1471. En 1518 Carlos V confirma a la Baronesa Estefanía de Requesens las posesiones de la baronía, por lo que ésta fundará más tarde (1546) un mayorazgo junto con su esposo, Juan de Zúñiga y Avellaneda, para su hijo mayor Luis de Requesens y Zúñiga, con la condición de que debía mantener el apellido materno y el escudo de armas de los Requesens sin mezcla alguna. Y aquí está la clave de la pervivencia de las armas de los Requesens a través de las generaciones. Luis fallece en 1576 y le sucede su hija Mencía. A partir de esta última y después de tres generaciones, el escudo Requesens llega a vincularse con el Marquesado de Jabalquinto como muestra la siguiente línea sucesoria:
 
Mencía de Zúñiga y Requesens  oo  Pedro Fajardo y Fernández de Córdoba, III Marqués de los Vélez
|
|
Luis de Fajardo y Zúñiga-Requesens, IV Marqués de los Vélez
oo María Pimentel y Quiñones
|
|
Mencía de Zúñiga Fajardo
oo Juan Francisco Alonso Pimentel y Ponce de León, X Conde y VII Duque de Benavente
|
|
Antonio Alonso Pimentel de Quiñones y Herrera, XI Conde y VIII Duque de Benavente
oo Isabel Francisca de Benavides, III Marquesa de Jabalquinto (Matimonio en 1637)   


oo : Matrimonio





Bibliografía:

- Alguacil González, Olayo. Ayuntamiento en el que fuera palacio de los Benavides y posteriormente de los Condes de Benavente. (Artículo en www.jabalquintotupueblo.blogspot.com).
- VVAA. Guía Artística de Jaén y su Provincia. Sevilla, 2005.
- VVAA. Jaén, Pueblos y Ciudades. Jaén, 1997.

Enlaces:

GeneAll.net (Genealogía de los Señores y Marqueses de Jabalquinto) 
- www.dibujoherladico.blogspot.com (Blog sobre Heráldica)
           


3 comentarios:

  1. Buenas tardes: Solicito autorizacion opara utilizar el escudo de los Marqueses de Jabalquinto, para subirlos con su genealogia ea Escudos en Piedra https://www.facebook.com/groups/189172277807285/ y Nuestros escudos http://pantxike.wordpress.com/ comprometiendome a poenr el autor y el enlace a la página.
    Dandole las gracias
    Pantxike Kontreras
    pantxike@linajecontreras.com

    ResponderEliminar
  2. Siento las faltas de ortografia
    Un saludo
    Pantxike Kontreras

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto que puede utilizar las fotografías, si es eso a lo que se refiere. Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar