lunes, 22 de febrero de 2016

Jaén de Película. "LA BECERRADA", película rodada en SABIOTE


"LA BECERRADA"

CARTEL DE "LA BECERRADA"
Año: 1963
Duración: 96 min.
Director: José María Forqué
Guión: Jaime de Armiñán, José María Forqué, Ricardo Muñoz Suay.
Género: comedia / toros.
Protagonistas: Fernando Fernán Gómez, Amparo Soler Leal, Nuria Torray, María José Alfonso. Con la colaboración de los diestros Antonio Ordóñez, Antonio Bienvenida, Juan García "Mondeño".
Escenarios jiennenses: Sabiote.



   
SINOPSIS

San Ginés de la Sierra, un pueblecito perdido en el interior de Andalucía, posiblemente en tierras de Jaén, sufre una pertinaz sequía que pone en peligro las cosechas y la economía de las familias de campesinos. En el pueblo hay un convento de monjas, las cuales regentan, además, un asilo llamado "El hogar del vencido", donde reside un grupo de entrañables ancianos. Debido a la alarmante escasez de limosnas, tampoco el centro marcha bien. Para resolver los apuros económicos del asilo, a las hermanas se les ocurre organizar una corrida de toros o becerrada benéfica, y el alcalde les cede la plaza de toros del pueblo. Sólo les faltan los toros y los toreros.
Para conseguir lo que necesitan, tres monjas, Sor María (Amparo Soler Leal), Sor Leocadia (Nuria Torray) y Sor Matilde (María José Alfonso), emprenden un viaje que las lleva en primer lugar a Málaga para entrevistarse con Francisco Rodríguez "Juncal" (Fernando Fernán Gómez), un experto en el mundo taurino que accederá a ayudarlas en su empresa. En la plaza de toros de Málaga y, más tarde, en la de El Puerto de Santa María (Cádiz), lograrán convencer a tres importantes diestros del panorama taurino nacional para que participen en su becerrada benéfica.
El pueblo está eufórico con la noticia y se prepara y engalana para tamaño acontecimiento. Pero San Ginés de la Jara -patrón y protector del pueblo-, al que las monjas llevan tiempo rezando para que traiga la tan ansiada lluvia que mitigue la maltrecha economía de los campesinos, tiene otros planes para el día de la becerrada...

LA PELÍCULA Y SABIOTE

En la primera escena de la película se ve un motocarro circulando por la carretera que conduce a San Ginés de la Sierra (Sabiote). El vehículo entra al pueblo por la Ronda de Miradores, apreciándose en la imagen la Puerta de los Santos de la muralla. Aquí recoge al cartero, al que transporta por diversas calles -entre ellas el céntrico Paseo de Gallego Díaz- hasta el convento de monjas. El cartero porta una carta del Obispado en la que el obispo se excusa con la comunidad de hermanas por no poder ayudarlas económicamente. Hace las veces de iglesia del convento -aunque no lo sea en realidad- la ermita de San Ginés de la Jara (del siglo XVIII), patrón de Sabiote y patrón también de este pueblo en la ficción que es San Ginés de la Sierra. Dado que la ermita  real no tiene edificio anexo alguno, algunas escenas que se desarrollan en el interior del convento de monjas se rodaron, como veremos más adelante, en el interior del antiguo Convento de Carmelitas Descalzas, hoy propiedad del Ayuntamiento, que alberga algunas dependencias municipales como la biblioteca. 

  
La siguiente escena está rodada en el interior de la ermita de San Ginés (en la película la iglesia del convento, recordemos). Las monjas rezan al santo para que guíe con buen paso a las hermanas elegidas para emprender el viaje en el que localicen y contraten a los diestros y adquieran los astados para la becerrada benéfica que quieren organizar. Las hermanas se desplazan hasta la entrada del pueblo (de nuevo junto a la Puerta de los Santos) donde tomarán un autobús que las llevará a Málaga. En el momento en que se ve partir el autobús, podemos observar como telón de fondo de la escena un paisaje muy diferente al de la actualidad (dominado por el olivar). A principios de los años 60, buena parte de la comarca de La Loma era cerealista, mostrándose en la película los campos amarillentos a comienzos de la estación estival.



El Ayuntamiento cede desinteresadamente la plaza de toros de la localidad a las monjas para su becerrada, no sin antes advertirles del pésimo estado en que se encuentra. El consistorio no puede hacerse cargo de su adecuación por la penuria económica, así que serán las monjas junto con sus ancianos los encargados de darle un buen lavado de cara. La plaza de toros que aparece en la película es la propia de Sabiote, una construcción de 1919 que, efectivamente, a principios de los años 60 se encontraba en mal estado de conservación. Recientemente, en el año 2009, se llevaron a cabo unas obras de remodelación integral de la misma.


En la siguiente escena que comentamos se ve a la comunidad de monjas, los ancianitos y gentes del pueblo participando en la procesión de una imagen en pequeño formato de San Ginés de la Jara por el entorno de la ermita (la iglesia del convento en la película). De nuevo los exteriores e interior de la ermita de San Ginés cobran protagonismo en el film, apreciándose con detalle la portada principal, la espaciosa nave del templo y la imagen del auténtico patrón San Ginés en la hornacina del retablo mayor.


Posiblemente sea la siguiente escena la más alocada y cómica de la película. "Juncal" sale por la mañana a comprobar los preparativos que están llevando a cabo los vecinos del pueblo ante la llegada de los toreros, lo que incluye ensayo de la banda de música y la construcción de un arco de bienvenida en la calle principal. Un pequeño percance desencadena una serie de desastres que acaban con la mismísima explosión del coche del señorito o cacique local de San Ginés de la Sierra.
La escena se desarrolla en el céntrico Paseo de Gallego Díaz, corazón de Sabiote, al fondo del cual se encuentra el edificio del Ayuntamiento y en el que también se ubican la Iglesia de Santa María de la Estrella, el antiguo Convento de Carmelitas Descalzas y tres torreones de la muralla medieval, referentes monumentales de Sabiote que se aprecian con cierto detalle como telón de fondo de la escena. Por cierto que, al comienzo de la misma, la banda ensaya en un quiosco de la música anexo al muro de la referida iglesia, el cual hoy ya no existe, y que fue sustituido por otro situado en la Plaza de la Santa Cruz. Por otra parte, el edificio del antiguo Convento de Carmelitas hace las veces de caserón del señorito del pueblo. Por último, fíjense en los "gigantes" y "cabezudos" de Sabiote, que también aparecen en la escena.


Y finalmente llueve, y no podía ser otro día que el de la becerrada. Así de caprichoso es el clima. En esta escena, una hermana que dormita en el claustro del convento se despierta con el sonido del agua al caer y avisa a toda la comunidad. La becerrada habrá de ser suspendida para desencanto de las monjas y del pueblo en general, pero los generosos diestros, que llegan a San Ginés en medio de la tormenta, tienen guardado un as en el capote...
Los primeros fotogramas de esta escena, con la que cerramos este artículo, se desarrollan realmente en el claustro del antiguo Convento de Carmelitas Descalzas de Sabiote.
 

La mayoría de los extras de la película fueron las propias gentes de Sabiote. Quizás reconozcan a sus padres, a sus abuelos, o a sí mismos incluso. En cualquier caso, espero les haya gustado este pequeño viaje a un Sabiote de ficción allá por los años 60.




No hay comentarios:

Publicar un comentario