viernes, 11 de noviembre de 2011

Ermitas y Santuarios de Jaén. La Ermita de San Roque de SILES


.


Diversas vistas exteriores de la Ermita de San Roque de Siles
(foto: archivo propio)

Imagen de San Roque, patrón de Siles
(foto: archivo propio)

Fue Siles un importante emplazamiento fortificado en la Edad Media, clave en las guerras de frontera contra los vecinos nazaríes del reino de Granada. Poco queda hoy de aquella muralla que protegía a la población y que fue curiosamente costeada por los propios vecinos. Pero el enemigo no siempre se presenta en forma humana y, siglos más tarde, los sileños tuvieron que buscar la protección divina para librarse de los estragos de la epidemia de la peste. Y obtuvieron respuesta favorable, encomendándose a San Roque, cuya celebración tiene lugar el día 16 de Agosto. Y en agradecimiento se edificó una ermita en el siglo XVIII a las afueras de la población.  Aunque bien es cierto que el pueblo, muy devoto de su patrón, tanto ha querido acercarse a él que las casas llegan ya hasta la misma ermita.
Se trata de un edificio sencillo, diría que muy serrano -como el propio pueblo donde se ubica-, por su construcción, y por un precioso artesonado de madera de pino que cubre la única nave del templo y que le confiere ese encantador aire rural. El presbiterio, separado de la nave por arco toral de medio punto, se cubre con bóveda semiesférica sobre pechinas. Aquí se encuentra, en el testero frontal, el retablo de San Roque, en ladrillo visto, de reciente construcción. Fue inaugurado concretamente el 20 de Junio del año 2009 y costeado por la familia Cervera-Vélez. San Roque ocupa la hornacina central, y flanqueándolo, San Antón y San Antonio de Padua.

Interior de la Ermita de San Roque. Nave del templo. 
A la izquierda, retablo de San Isidro Labrador
(foto: archivo propio)


Artesonado de madera de pino de la Ermita de San Roque de Siles
(foto: archivo propio)


Bóveda semiesférica del Presbiterio y Retablo de San Roque
(foto: archivo propio)


Vista del interior de la Ermita de San Roque desde el Presbiterio
(foto: archivo propio)

Exteriormente presenta mampostería revocada y sillares regulares en las esquinas, dos portadas de sencillos arcos de medio punto, una a los pies, precedida de un amplio cobertizo, y otra en el lado de la Epístola, y una pequeña espadaña con campana. Un agradable parquecillo se sitúa junto a la ermita.

Portada del lado de la Epístola
(foto: archivo propio) 


Portada de los pies de la Ermita y cobertizo en madera de pino
(foto: archivo propio)


Espadaña de la Ermita de San Roque
(foto: archivo propio)


Parque junto a la Ermita
(foto: archivo propio)
 
En esta ermita se custodian las calderas de cobre en las que cada 16 de Agosto, festividad del patrón de Siles, se cocina la carne de las reses que han participado en los típicos encierros, repartiéndose en caridad seguidamente entre los asistentes. Se trata de un rito medieval, y uno de los festejos tradicionales de mayor interés antropológico de la Provincia de Jaén.
La caldera antigua databa del año 1576, realizada por un tal Sesarino, de origen napolitano. Un descendiente de éste, llamado así también, la sustituyó por otra en 1853, que actualmente se conserva, aunque de nuevo fue sustituida en 1992 por otra de mayores dimensiones, y costeada por los vecinos de la localidad.

Calderas de San Roque, hechas de cobre, expuestas en el interior de la Ermita
(foto: archivo propio)


Estandarte antiguo bordado con la imagen de San Roque en el centro
(foto: archivo propio)

Cuadro del Ecce Homo en el Presbiterio de la Ermita de San Roque
(foto: archivo propio)

Antigua pila de agua bendita en piedra
(foto: archivo propio)






2 comentarios:

  1. Muy bonita!!! Tengo que enviarte fotos de la mía, je je

    Un saludo, paisano!!!

    ResponderEliminar
  2. Muy muy buen reportaje, felicidades.

    ResponderEliminar