martes, 5 de mayo de 2015

Por los Pueblos de Jaén: HUELMA


HUELMA

Localización: Al Sur de la Provincia de Jaén
Comarca: Sierra Mágina
Población: 6.114 hab. (2014)
Extensión: 250,29 km2.
Densidad: 24,53 hab./km2.
Límites: al N. con Albanchez de Mágina, Bedmar-Garcíez, Bélmez de la Moraleda y Jódar; al E. con Cabra del Santo Cristo; al S. con Guadahortuna (Granada); al SO. con Montejícar (Granada); al O. con Noalejo y Cambil.
Altitud: 981 m.
Distancia a la capital: 50 km.
Gentilicio: huelmense - huelmeño/a
Núcleos de población: Huelma, Solera, Cabrita.

Vista aérea de Huelma
(foto: "Jaén desde el cielo")

GEOGRAFÍA. ECONOMÍA

El municipio de Huelma-Solera es el fruto de la unión de los términos municipales de estas dos poblaciones en el año 1975. Se encuentra situado al Sureste de Sierra Mágina, en el Sur de la Provincia de Jaén, lindando con la vecina Provincia de Granada.

Vista de parcial de Huelma
(foto: archivo propio)

Vista parcial de Solera
(foto: archivo propio)

Buena parte de su término es atravesado de Sur a Norte por el Río Jandulilla -afluente del Guadalquivir-, dividiéndolo en dos zonas de extensión parecida. Así, el río conforma una depresión en torno a la que se dispone el territorio del municipio. En la margen izquierda queda el gran macizo de Mágina y el núcleo de Huelma (5.786 hab.). En la margen derecha, la Sierra de Cabra y el otro núcleo histórico, Solera, mucho más pequeño y menos poblado (262 hab.). Completa la lista de núcleos de población la aldea de Cabrita con 55 hab.
El sector económico más importante lo constituye el sector agrario, siendo el olivar el cultivo de mayor importancia, seguido del cereal (cebada), mientras que son testimoniales los frutales y la huerta. Se cría ganado lanar, caprino y de cerda, fundamentalmente. Antes de entrar en crisis, el sector de la industria del mueble era de gran importancia para Huelma, habiendo dejado hoy un hueco importante en la economía del municipio. A pesar de la presencia del Parque Natural de Sierra Mágina, el turismo rural no acaba de despegar, y menos aún con la crisis de los últimos años.

Valle del Río Jandulilla y macizo de Sierra Mágina desde Solera
(foto: archivo propio)

Fachada del Ayuntamiento de Huelma
(foto: archivo propio)

En cuanto a las comunicaciones, el municipio es atravesado de sur a norte por la carretera autonómica A-401 Úbeda-Guadix, que sigue el curso del Jandulilla, conectando el municipio con el valle del Guadalquivir y con el norte de la provincia de Granada. De aquí parte la carretera autonómica A-324 que pasa por Huelma con dirección a Cambil y que enlaza con la autovía A-44 (dirección a Jaén y Granada).

HISTORIA

Uno de los hitos más importantes de la Historia de Huelma es la presencia en estas tierras de un santuario heroico de época íbera, concretamente en el cerro denominado "El Pajarillo", que se puede datar en el siglo IV a.C. Se encontraron en 1993 en dicho yacimiento una serie de fragmentos de un grupo escultórico en que aparece representado un héroe enfrentándose a una bestia, un lobo, cuya cabeza casi intacta (le falta la mandíbula inferior) constituye una de las mejores piezas de escultura ibérica encontradas hasta la fecha. Este santuario sería la puerta de entrada de un territorio controlado por un aritócrata íbero en el valle del río Jandulilla, y cuya sede central debería ubicarse en el gran oppidum de Salaria (Úbeda "la Vieja").

Cabeza de Lobo hallada en "El Pajarillo" (Huelma). Época íbera. Siglo IV a.C.
Museo Provincial de Jaén
(foto: archivo propio)

Ya en época romana, en el siglo III d.C. se vuelven a repoblar estas tierras del valle alto del Jandulilla con explotaciones agropecuarias de pequeño tamaño.
Durante la época musulmana se vivieron momentos de gran esplendor para Huelma, cuyo topónimo procede precisamente del árabe Walma, siendo a partir de la conquista de la Península Ibérica por esta civilización cuando surge el actual núcleo en torno al cerro en donde se enclava el castillo de la localidad. Esta fortificación musulmana se convertirá en una pieza clave en las luchas de frontera en la baja Edad Media entre los reinos de Castilla y Granada. Los nazaríes la poseerán (exceptuando algún breve periodo en que la plaza cayó en manos cristianas) hasta la tardía fecha de 1438, cuando es conquistada por Don Íñigo López de Mendoza, I Marqués de Santillana. El rey Juan II se la concederá en señorío, y años más tarde, en 1474, Enrique IV eleva el señorío a la categoría, primero de vizcondado y seguidamente de condado en la persona de su valido, Don Beltrán de la Cueva, I Duque de Alburquerque. De ahí que al castillo que se construye en estos momentos sobre los restos de la antigua fortaleza musulmana se le conozca a partir de ahora como "Castillo de los Duques de Alburquerque".

Castillo de los Duques de Alburquerque
(foto: archivo propio)

Tras el fin de la guerra de Granada en 1492, Huelma entra en un periodo de estabilidad política y económica durante la primera mitad del siglo XVI, gracias a la repoblación y la puesta en cultivo de nuevas tierras, lo que traerá consigo un momento de esplendor para la villa, emprendiéndose obras religiosas y civiles de envergadura como la iglesia parroquial del lugar.
A partir de finales del siglo XVI y durante la centuria siguiente se producirá un declive de la población, que no obstante será leve a pesar de la crisis y las epidemias.
La Guerra de Independencia supondrá la entrada de las tropas francesas en Huelma, que arrasarán la fortaleza.
Los municipios de Huelma y Solera se fusionaron en el año 1975.   

MONUMENTOS

La zona del casco antiguo de la población, con la Iglesia y el Castillo como principales hitos arquitectónicos, fue declarada Conjunto Histórico por Decrecto de 20 de Mayo de 1971.

Castillo de Alburquerque

Fachada Sur del Castillo de Huelma
(foto: archivo propio)
 
Se sitúa sobre una colina que domina la población. Tiene su origen en la dominación musulmana de la zona, aunque de esta época quedan pocos vestigios, que hoy por suerte están viendo la luz gracias a la intervención arqueológica que se desarrolla en los últimos años, descubriéndose algunos lienzos, torreones y la primitiva puerta de acceso al recinto, todo ello perteneciente a la muralla.
La fortaleza que contemplamos hoy es obra cristiana de finales del siglo XV. Es de planta cuadrada y está realizada en mampostería colocada a hiladas regulares, utilizándose los sillares en los vanos y ciertas zonas de los cubos que se sitúan en tres de sus esquinas. El hueco de entrada presenta arco de medio punto y en el interior encontramos un aljibe de época islámica (siglo XIV).
Perteneció al Ducado de Alburquerque hasta que su dueño, el Duque de Sesto, vendió sus posesiones en Huelma -entre las que se encontraba este castillo- con la intención de sufragar la restauración de la monarquía en la persona de Alfonso XII. Pasó por diferentes manos hasta que su titularidad revirtió en el municipio en el año 1989 por donación de su último propietario, Don Bernardo Moreno Quesada.

Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción

Fachada meridional y torre de la Iglesia de la Inmaculada Concepción de Huelma
(foto: archivo propio)

Este templo está considerado como una de las joyas de la arquitectura renacentista en la Provincia de Jaén. Las obras se iniciaron en 1559 y se extendieron hasta el siglo XVII, interviniendo arquitectos de la talla de Diego de Siloé, Andrés de Vandelvira o Francisco del Castillo (padre e hijo).
El edificio presenta planta basilical dividida en tres naves. La cabecera de la iglesia, de testero plano, se cubre con bóveda de cañón con casetones. Los tres tramos de la nave del transepto muestran aún elementos góticos en las bóvedas de nervios que las cubren. En el resto de la construcción se aprecia el lenguaje clásico purista, destacando los pilares con columnas adosadas de capiteles corintios. Propia del manierismo es la rica decoración de las bóvedas vaídas, a base de óvalos con figuras y cartelas, obra de Francisco del Castillo "el Mozo".
A este mismo autor se debe la fachada meridional de la iglesia, de gran elegancia y equilibrio, basada en modelos italianizantes.
La torre, ya del siglo XVII, confiere gran personalidad al conjunto. De grandes dimensiones, tiene un cuerpo de campanas ochavado.
Fue declarada Bien de Interés Cultural en 1981.


Nave central. Interior de la Iglesia de la Inmaculada
(foto: archivo propio)

Ermita de Nuestra Señora de la Fuensanta

Situada a unos 7 km. de la población por la carretera que conduce a Cambil y Jaén, en plena Sierra Mágina, el Santuario de la Fuensanta es el epicentro de la devoción de los huelmeños por ser la casa de su excelsa patrona. Las noticias más antiguas sobre esta ermita se remontan a 1560, cuando el obispo de la Diócesis se alojó en ella. A mediados del siglo XVIII se funda un eremitorio junto a la iglesia, que será disuelto en 1902.
Se trata de un edificio muy transformado a lo largo de la historia, probablemente del siglo XVII, con tres naves, cubiertas con bóvedas de cañón. Los tres tramos del transepto se cubren con bóvedas vaídas -los laterales-, y cúpula sobre pechinas en el crucero. Destaca el camarín de la Virgen, de planta octogonal, que se sitúa en la cabecera de la ermita, con comunicación directa con el presbiterio a través de un gran vano en el retablo mayor. Está decorado con pinturas al fresco de la época de posguerra (década de los 40 del siglo XX) obra de Juan Almagro. 

Aspecto exterior del Santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta, situada en plena sierra
(foto: archivo propio)

Interior de la ermita de Nuestra Señora de la Fuensanta
(foto: archivo propio)

Otros lugares de interés

La ermita de San Sebastián, edificio del siglo XVI junto a la Plaza Nueva, tiene en realidad un uso como almacén hoy en día. Adosada a uno de sus muros, la llamada Fuente del Santo, monumental construcción del siglo XIX.
La antigua Cárcel y Cabildo de Huelma se encuentra en la Plaza de la Constitución, junto a la Iglesia Parroquial. Poco queda del edificio original, salvo el paramento que da a la plaza, en donde también se adosa una antigua fuente. Hoy es sede del Centro de Interpretación de "El Pajarillo", que nos ofrece información sobre el yacimiento arqueológico donde se encontró el magnífico conjunto escultórico íbero del siglo IV a.C. y su pieza estrella, el "lobo" de Huelma (hoy en el Museo Provincial de Jaén). El centro también nos acerca al patrimonio histórico, artístico, natural y etnográfico del municipio.

Maltrecha portada de la antigua ermita de San Sebastián
(foto: archivo propio)

Fuente del Santo, adosada al muro de la antigua ermita de San Sebastián
(foto: archivo propio)

Fachada lateral de la antigua Cárcel y fuente adosada a su muro
(foto: archivo propio)

FIESTAS, COSTUMBRES, GASTRONOMÍA

Huelma celebra sus fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de la Fuensanta el primer fin de semana de Mayo, cuando la Virgen es bajada al pueblo en procesión acompañada de carrozas engalanadas.
En el tercer fin de semana de Agosto se celebra la feria de la localidad, llamada de San Agustín. Hay que destacar dos importantes eventos que tienen lugar durante estos días. Por un lado, "Expohuelma", que desde su primera edición en 1984 se ha consolidado como una de las grandes muestras a nivel regional de maquinaria agrícola y expositores relacionados con el sector agrícola, ganadero y artesanal. Por otra parte, se celebra en Huelma el certamen "Serranilla de Mágina", donde se elige a la más guapa de entre todas las reinas de fiestas de los pueblos de la comarca.
El primer fin de semana de Septiembre tiene lugar en el Santuario la romería de Nuestra Señora de la Fuensanta, que se celebra desde el siglo XVI y tiene un carácter multitudinario.
Otro hito en el calendario festivo huelmense es el Carnaval, en el que a los concursos de disfraces y chirigotas se une la degustación del "relleno", típico embutido que da nombre a la jornada (domingo) en que los vecinos lo comen: "la rellená".
Huelma manifiesta su fe popular a través de los desfiles procesionales de su Semana Santa, de referencia en la comarca, y con un total de seis cofradías que realizan estación de penitencia por las calles del pueblo.

Nuestra Señora de la Fuensanta, patrona de Huelma
(foto: archivo propio)

Nuestro Padre Jesús Cautivo de las Penas, talla del escultor cordobés Francisco Romero Zafra, que procesiona el Jueves Santo por las calles de Huelma
(foto: archivo propio)

La gastronomía de Huelma es suculenta y variada. Destacan los platos contundentes, como los "andrajos", "migas" de harina y de pan y la "sobreusa". Es típico el "bacalao encebollao" en Semana Santa. En el campo de la repostería existe una gran variedad de dulces: "roscos", "flores", "borrachuelos", "perrunas", "polvorones", "mantecaos", "huevos moles", "papajotes", "carne de membrillo", "gachas", y el típico "hornazo" el Domingo de Resurrección.

Mascarón en uno de los ventanales de la Iglesia Parroquial
(foto: archivo propio)

Plaza de España de Huelma
(foto: archivo propio)

Plaza Nueva
(foto: archivo propio)



Torre de la Iglesia parroquial y Castillo al fondo
(foto: archivo propio)

Bibliografía:

- VVAA. Jaén, Pueblos y Ciudades. Jaén, 1997.

Enlace:

www.aytohuelma.es (web del Ayuntamiento de Huelma)



1 comentario: