martes, 17 de enero de 2012

Las fiestas de San Antón en ARQUILLOS


Iglesia de la Inmaculada Concepción, ubicada en la Plaza del mismo nombre. Arquillos
(foto: archivo propio)

En torno al día 17 de Enero celebra sus fiestas mayores la localidad de Arquillos en honor a su Patrón, San Antonio Abad. Es grande la devoción que profesa esta población de la comarca del Condado por su protector, como lo demuestran las ricas tradiciones que giran en torno a esta fiesta.
Mediado el mes de Enero, Arquillos hace un alto en el tajo aceitunero y se engalana para honrar a su patrón, San Antón, monje cristiano que nació y vivió en Egipto a caballo entre los siglos III y IV de nuestra era, y que abandonó sus bienes para llevar una existencia de ermitaño. A su muerte, sus restos fueron llevados a Alejandría, de ahí a Constantinopla y, tras la conquista de esta última ciudad por los turcos, los Caballeros de la Orden de los Hospitalarios de San Antonio Abad los trasladaron a Francia, a la región del Delfinado. Esta Orden, que había nacido bajo el patrocinio del Santo, se dedicaba a curar y recoger enfermos con dolencias contagiosas, especialmente a lo largo del Camino de Santiago, atendiendo a los peregrinos afectados en sus hospitales a las afueras de las poblaciones. La devoción por San Antón arraigó fuerte en la provincia de Jaén, difundida a partir del siglo XIII por los nuevos repobladores castellanos. No olvidemos que por estas tierras, y procedente de Granada, pasaba el llamado "Camino Mozárabe" con dirección a Santiago a través de la Vía de la Plata.
Arquillos no será fundada como población hasta la segunda mitad del siglo XVIII, en el contexto de las repoblaciones de Sierra Morena llevadas a cabo por el intendente Pablo de Olavide en el reinado de Carlos III. Dichas repoblaciones se realizaron con colonos llegados de Europa, a los cuales se les exigía ser católicos y útiles para trabajar la tierra, por lo que la elección de San Antonio Abad como Patrón de la nueva villa no es casual, dado el conocimiento que tenían estos colonos de la mencionada labor de los Caballeros Hospitalarios, amén de la actividad agrícola-ganadera que practicaban (San Antón es el protector de los animales). Si a ello unimos el ya citado arraigo de la devoción por este Santo en Jaén desde la Edad Media, podemos esbozar una explicación bastante clara del origen del culto que se le profesa en esta localidad de Arquillos, un culto que se ve reafirmado cuando en 1885 la población se libra milagrosamente de una epidemia de cólera que asola el país, dado que sus habitantes se habían encomendado a la protección del Santo. En agradecimiento, los arquilleros hicieron el Voto a San Antón, prometiendo guardar por siempre ayuno y abstinencia la víspera de su día. A partir de entonces, y cada año, la corporación municipal y la hermandad de San Antón renuevan el voto en la última eucaristía de la novena que se le dedica al Santo en los días previos a su fiesta.

San Antonio Abad, o en Arquillos San Antón Bendito
(foto: José Antonio Espejo Lara)

La víspera se vive con intensidad en Arquillos, pues también se encienden hogueras al atardecer, en las que se queman ramas de olivo, y hace acto de aparición "el Pelotero". Es éste un personaje peculiar ligado a estas fiestas, pues representa al demonio que tentó a San Antón en el desierto. Se trata de una de las joyas de las tradiciones jiennenses. Ataviado con traje burlesco, fustiga a grandes y pequeños con un látigo al que se le ha anudado en uno de sus extremos una alpargata. Es interpretado por alguien que tiene alguna promesa que cumplir y durante las fiestas come y bebe costeado por los vecinos. El traje, de color blanco y con adornos en forma de grandes borlas rojas, es reparado y custodiado todo el año por la familia Momblanc, que se estableció en Arquillos en el siglo XVIII procedente de la provincia de Alicante.
El día grande de la fiesta, el día 17, tiene lugar en la Parroquia de la Inmaculada la misa y posterior procesión de San Antón Bendito (como se le conoce en Arquillos), por las calles de la localidad. También es costumbre la bendición de los animales a las puertas del templo. Durante los días que dura la novena y en el día de la fiesta, se le canta al Santo el popular himno:

Himno de San Antón

Glorioso San Antón, sol de la Iglesia,
de límpido fulgor que fuiste,
niño presentido electo del Señor.

Y luego, de Mateo el Evangelista
la voz dulce escuchar;
quisiste en la desértica llanura
tu espíritu templar.

Allí las zarpas de Satán guerrero
quisieron enlodarte en el placer,
pero haciendo de la Cruz lanza y rodela
el nombre de Jesús te hizo vencer.

Hosanna al Santo, Patrón querido,
Vergel florido de caridad,
alcemos todos nuestras canciones
en oraciones al Santo Abad.

La imagen actual de San Antón es posterior a 1936. La antigua imagen era de buena factura, de tamaño menor al natural, como la actual, y con los atributos propios de su iconografía: libro, bastón y un cerdito a sus pies. En los aciagos hechos de la Guerra Civil española, la imagen fue profanada y arrojada a uno de los pozos mineros de la zona de La Española, permaneciendo los restos allí durante tres años. Acabada la guerra, los pedazos fueron rescatados y sobre ellos se retalló una nueva imagen que es la que hoy contemplamos. También se recuperó la campanilla que cuelga de su brazo.

Antigua imagen de San Antón de Arquillos, anterior a 1936
 
Durante estos días son típicos los llamados "pericones de San Antón", unos riquísimos roscos preparados con harina y huevo. Las fiestas se desarrollan en un buen clima de convivencia vecinal, entre actividades pensadas para todas las edades, y en las que no faltan las verbenas nocturnas, en las que es habitual escuchar los sones del "Pasodoble de Arquillos", en el que, por cierto, también se menciona a San Antón, que como hemos podido comprobar, es el Alfa y el Omega de este pueblecito. El Pasodoble arquillero es una pieza del compositor malagueño Emilio Lehmberg Ruíz, y la letra de Vicente López Pinilla.


Pasodoble de Arquillos

Entre perfumes y flores 
a Arquillos Diso hizo un día,
en él nació la alegría,
la riqueza y los amores.
 
Le cruza la carretera
como una cinta de plata
y en su cielo retrata
la paz que en el pueblo impera.
 
Son sus hijos labradores
y modelos de hidalguía
que tienen la simpatía,
la riqueza y los amores.
 
Arquillos tiene en su suelo
un venero de riqueza
y sus mujeres dan celos
por su gracia y gentileza
que es la belleza del cielo.

San Antón está orgulloso,
el Patrón de la Villa,
donde la nobleza brilla
cual diamante primoroso.

Hasta que llegue mi muerte
quiero luz para mirarte,
garganta para cantarte,
corazón para quererte.

Portada del Programa de Fiestas de San Antón de 2002 

Reportaje fotográfico San Antón 2012

He de agradecer la inestimable colaboración que me han prestado mis buenos amigos y paisanos Lina Lasaga Delgado y José Antonio Espejo Lara, residentes en Mancha Real, pero vinculados a esta población del Condado por ser Lina oriunda de Arquillos. Gracias a ella por compartir conmigo valiosa información sobre las fiestas de su pueblo, prestándome programas de fiestas de años anteriores, y a él por el reportaje fotográfico realizado y que a continuación se muestra.

Interior de la Iglesia parroquial de la Inmaculada. 
San Antón, colocado en su trono, se dispone a recorrer las calles de Arquillos

Llegada de la Corporación Municipal y Hermano Mayor de la Hermandad de San Antón
al templo para la Eucaristía de la mañana del 17 de Enero.

Imagen de San Antón Bendito de Arquillos

El Pelotero, siempre presente en las fiestas arquilleras

Salida de la procesión del templo parroquial en la tarde del 17 de Enero

San Antón se reencuentra un año más con los arquilleros y arquilleras

La banda de música precede a la procesión por las calles de la localidad

San Antón recorre las calles de Arquillos

Fuegos artificiales al final de la procesión. Entrada de San Antón en su templo


Fotografías: José Antonio Espejo Lara y Lina Lasaga Delgado



Bibliografía:

- Programas de Fiestas de Arquillos. 1995 y 2002.
- Rubio Fernández, Juan. Fiestas Populares de la Provincia de Jaén. Jaén, 2003.

 

4 comentarios:

  1. Muchas gracias Jesús por hacer presente en tu blog las Fiestas en honor de San Antón, patrón de mi pueblo Arquillos. Todo el relato es la exactitud de lo que es Arquillos, sus gentes y sus fiestas. De nuevo gracias.
    LINA LASAGA DELGADO

    ResponderEliminar
  2. Jesús, que gran trabajo. Nos haces recordar las fiestas que tantos años hace que no vemos debido a la lejanía geográfica en la que nos encontramos y los distintos rumbos que toman las vidas.Muchas gracias por acercarnos este trocito de nuestra infancia a nuestra actualidad, sólo habría faltado una vista de las hogueras que se hacía la noche anterior en la esquina de la plaza de la Iglesia y en tantas otras esquinas de la localidad. Un abrazo.Chelo

    ResponderEliminar
  3. Leyendo esta completa e interesante entrada he recordado los años que estuve en Arquillos durante las fiestas de San Antón hace ya bastante tiempo. Tengo buenos recuerdos de entonces.
    Gracias a ti y a las personas que han colaborado en ella.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a vosotras por acercaros a este rincón de Jaén, que es más vuestro que mío. Un saludo!

    ResponderEliminar