domingo, 29 de enero de 2012

Del Jaén perdido... "Iesus Nazarenus Rex Iudaeorum". Cristo de la Expiración de ÚBEDA

Iesus Nazarenus Rex Iudaeorum fue la inscripción que se colocó en un cartel encima de la cabeza de Cristo cuando fue crucificado, y que se traduce al español como "Jesús Nazareno, Rey de los Judíos". En el Evangelio de San Juan (19, 19-20) se dice textualmente: Escribió asímismo Pilato un letrero y lo puso sobre la cruz. En él estaba escrito: Jesús Nazareno, Rey de los Judíos. Este rótulo lo leyeron muchos judíos, porque el lugar estaba contiguo a la ciudad, y el título estaba en hebreo, en griego y en latín.
He elegido esta frase para dar título a una nueva sección de este blog en la que realizaremos, en estas semanas previas a la Semana Santa, un recorrido visual a través de antiguas fotografías en blanco y negro de algunas tallas de crucificados jiennenses, irremediablemente perdidos tras los fatídicos sucesos acaecidos en la Guerra Civil española.

Misterio procesional del Santísimo Cristo de la Expiración, Ntra. Sra. de los Dolores, 
San Juan y Santa María Magdalena. 
Interior de la Iglesia de la Trinidad. Úbeda. Año 1897

Cuando comenzaba a interesarme por la Semana Santa de la Provincia, hace ya muchos años, pude comprobar cómo absolutamente todo el patrimonio imaginero de pasión de Úbeda sucumbió a las mezquinas llamas de la cotienda nacional. Nada se salvó. Como si de un huracán de fuego inspirado por el mismísimo Lucifer se tratara, la guerra hizo desaparecer hasta la última talla que procesionaba en la Semana Santa ubetense antes del 36, y la gran mayoría poseía un gran valor artístico y una belleza sublime...
Pero la ciudad Patrimonio de la Humanidad, con una dilatada tradición cofrade, resurgió de sus cenizas en este aspecto y en la actualidad, Úbeda hace gala de una de las mejores semanas de pasión del país. De aquéllas imágenes y procesiones de antaño nos quedan los valiosísimos documentos visuales que son las fotografías en blanco y negro y sepia, único consuelo, aunque insuficiente, para la indignación que sentimos los que amamos el arte de la imaginería y que aún no alcanzamos a comprender la retrógada mentalidad que condujo a algunos a cometer tales desmanes contra el patrimonio. Ideologías mal entendidas, supongo...
El Santísimo Cristo de la Expiración causaba auténtica sensación y hondo respeto cada vez que hacía su aparición el Viernes Santo en torno al mediodía por la puerta de la Iglesia de la Trinidad. Difiere mucho la imagen aquélla de la actual. En la fotografía de más arriba podemos contemplar la estampa del misterio procesional ubicado en una magnífica y singular carroza estilo Luis XV muy del gusto decimonónico, con abundante candelería y angelitos en las esquinas. El Cristo lucía una larga cabellera de pelo natural que le caía sobre el pecho, y a sus pies se situaban Nuestra Señora de los Dolores, a su derecha, San Juan a su izquierda, y arrodillada en el centro María Magdalena. Llama la atención una figura de mediano tamaño colocada en el frontal del paso, una mujer con los ojos tapados que representaba alegóricamente la Fe. Se trata de la fotografía más antigua que se conserva de este misterio y se podría fechar en 1897, año en que se produce la fiesta del primer aniversario de la reorganización de la Cofradía. La Cofradía de la Santísima Expiración de Nuestro Señor Jesucristo y María Santísima de la Salud hunde sus orígenes fundacionales a principios del siglo XVII, concretamente en el año 1604, cuando se crea una hermandad para dar culto a un crucificado propiedad del Deán Ortega que se veneraba en el Convento de la Trinidad, obra del imaginero Luis de Zayas. Tras la desamortización de Mendizábal de 1836 y la consiguiente exclaustración, la talla pasa a la Iglesia de San Nicolás de Bari y se desintegra la Cofradía, que vuelve a reorganizarse de nuevo en la Iglesia de la Trinidad en 1896, saliendo de nuevo en procesión el Viernes Santo, 16 de Abril, de este año.
En esta primera fiesta estatutaria de 1897 se fotografían los hermanos de la Expiración y, muy probablemente, el propio paso, que como se puede apreciar aparece en el interior de un templo de la Trinidad adornado con colgaduras para la ocasión.

La Expiración saliendo de la Iglesia de la Trinidad. Años 10.



La Expiración delante del Palacio del Marqués de Mancera. Años 20



Detalle de la talla del Santísimo Cristo de la Expiración anterior a 1936

Todas las imágenes de este misterio desaparecieron en 1936. La actual talla del Cristo de la Expiración es obra de Juan Luis Vasallo del año 1942. Procesiona la talla, ya sola, en un magnífico trono del escultor malagueño Francisco Palma Burgos. María Santísima de los Dolores es obra de Mazuelos y Doblas del año 1961, y procesiona bajo palio cerrando el cortejo de la Hermandad que sigue haciendo su estación de penitencia en las primeras horas de la tarde del Viernes Santo.


Bibliografía:

- Jiménez Delgado, Francisco. Del Jaén perdido. Jaén, 2007.
- VVAA. La Semana Santa en el Recuerdo



4 comentarios:

  1. Muy bonita entrada Jesús, la seguiré con interés.
    Por cierto, el San Juan es diferente en la penúltima foto sobre las demás no??

    ResponderEliminar
  2. Sí Alberto. La imagen de San Juan que se ve en las primeras fotos es sustituida en la década de los 20. No quería poner este dato porque no estaba seguro y quiero contrastarlo, pero creo que ese nuevo San Juan, que no es tan nuevo sino una imagen del XVIII, será la única talla que se salve en Úbeda después del 36 y será donado a la Cofradía de la Clemencia de Jaén, siendo el que procesiona actualmente bajo el palio de María Santísima del Mayor Dolor.

    ResponderEliminar
  3. Muy estimado Jesús.
    Lo primero es darte la enhorabuena por el magnifico trabajo que realizas en este blog. En muchas ocasiones lo he encontrado de “casualidad” y he aplaudido cada uno de los artículos leídos, sobre todo los de mi pueblo, que es el tuyo.
    Revisando tus publicaciones anteriores me he topado con una titulada: Las pinturas de las bóvedas de la Iglesia de San Juan Evangelista de MANCHA REAL, sobre la cual quiero hacerte unos apuntes: en cuanto a los santos desconocidos de las pechinas de la bóveda central, puedo decirte que se trata de Sto. Tomás de Aquino (hábito blanco y negro (dominico) la iglesia en una mano y una pluma en la otra) y S. Buenaventura (habito franciscano, capelo cardenalicio y un libro). En las pechinas de la bóveda previa a la central nos encontramos a los más famosos santos de la orden benedictina, a la que pertenecía el Obispo fray Benito Marín, a saber: Santa Gertrudis (habito negro (benedictino) corazón en las manos y báculo de abadesa, aunque nunca lo fue), Santa Escolástica (hábito benedictino, el libro de las Constituciones con una paloma sobre el mismo y báculo), San Bernardo, representado en la foto que adjuntas al artículo (cogulla  blanca (cisterciense) libro y báculo) y San Benito (hábito benedictino, báculo y no sé si algo más).
    Un saludo y muchas gracias de parte de uno que desde hoy será fiel seguidor de este blog.

    ResponderEliminar
  4. Es que te lo decía porque el San Juan de la penúltima foto es idéntico al San Juan de la Hdad. de la Expiración de Jabalquinto. No creo que haya relación pero es curioso. Te mando un enlace a alguna foto donde sale ok??

    http://tdjcofrade.blogspot.com/2011/05/miercoles-santo-en-jabalquinto.html

    ResponderEliminar