martes, 7 de octubre de 2014

Un patronazgo compartido en MANCHA REAL: Nuestra Señora del Rosario y la Inmaculada Concepción

Hoy, día 7 de Octubre, festividad de Nuestra Señora del Rosario, Mancha Real celebra a su patrona en las fiestas mayores de la localidad. Pero lo que muchos manchegos y manchegas desconocen es que su pueblo no tiene una, sino dos patronas, una circunstancia que viene de antiguo.
 
HISTORIA DE DOS DEVOCIONES

Imagen de la Inmaculada Concepción de Mancha Real
(foto: archivo propio)

La devoción a la Inmaculada Concepción en Mancha Real hunde sus raíces hasta el momento mismo de la fundación de la villa.
Mancha Real es fundada en 1537. Sólo unos años más tarde, en 1544, se funda la primera Cofradía llamada del Santísimo Sacramento y de la Limpia Concepción de Nuestra Señora la Virgen María. Pero no acaba aquí la estrecha vinculación espiritual de Mancha Real con el dogma concepcionista. 
Prácticamente desde la fundación de Mancha Real existía a la entrada del pueblo por el camino de Baeza el Humilladero de la Concepción, hasta donde llegaba la procesión el día de la Inmaculada. Justo aquí se construiría más tarde una ermita bajo esta advocación, de la que ya existen noticias en 1652.
A todo ello hay que añadir otro hecho importante: el Convento de Carmelitas Descalzos que fundara en Mancha Real el propio San Juan de la Cruz el 15 de Octubre de 1586 se puso bajo la advocación también de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora. Teniendo en cuenta todos estos antecedentes, la Inmaculada Concepción es nombrada Patrona y Abogada de la Villa en 1762, con licencia del por entonces Obispo de Jaén, don Benito Marín.

Imagen de Nuestra Señora del Rosario de Mancha Real
(foto: archivo propio)

Pero otra devoción mariana comienza a calar hondo en los manchegos ya desde tempranas fechas. Se trata de Nuestra Señora del Rosario, cuya cofradía es fundada en 1590, aunque desde los años setenta de esta centuria los vecinos ya venían experimentando un especial vínculo en torno a esta advocación del Rosario. A partir de entonces, también a Ella se dirigen las rogativas públicas de la villa y se erigirá una capilla en su honor en la nueva parroquia, finalizada en 1671. 
En 1854, en sesión celebrada por el Excelentísimo Ayuntamiento el día 14 de Septiembre, se habla ya de las Fiestas en honor a la Virgen del Rosario. En 1863 se pide autorización al gobernador Civil para fijar las fiestas en los días en torno al 7 de Octubre. La fiesta religiosa era pagada por el Ayuntamiento, según consta en el acta de 21 de Septiembre de 1890. A partir de 1892, en las actas municipales se le da a la Virgen del Rosario el título de Excelsa Patrona (ver artículo relacionado en este blog: Mancha Real rinde culto a su patrona, la Virgen del Rosario, Octubre-2011).

________________________________


Es por ello que nace la polémica en torno al patronazgo ya en el siglo XX, que no se dirime por parte del Obispado jiennense hasta 1972, cuando por Decreto de 7 de abril, siendo Obispo Don Miguel Peinado, se establece la copatronalidad de ambas advocaciones. Esta fórmula no es extraña, pues la propia capital de la Provincia, Jaén, tiene dos patronas: Santa Catalina de Alejandría y Nuestra Señora de la Capilla.
Aunque en Mancha Real se celebra con mayor intensidad a la Virgen del Rosario por recaer las fiestas del pueblo en los días en torno a su onomástica (7 de Octubre), la devoción por la Inmaculada no se ha perdido y cada 8 de Diciembre por la mañana se celebra misa en su honor en la Parroquia de la Encarnación y procesión hasta su Ermita. En los días previos tiene lugar la Novena en la Parroquia.


Bibliografía:

- Jiménez Cobo, Martín. Mancha Real, Historia y Tradición. 1983.
- Troyano Viedma, José Manuel. Mancha Real. En Revista Sumuntán. Nº 5, 1995.




No hay comentarios:

Publicar un comentario