miércoles, 14 de noviembre de 2012

En los fogones de Jaén. SOPA DE AJO

Como ya está entrando el frío, apetece algún plato con enjundia para entrar en calor. Hoy haremos una sopa que aunque tiene un origen humilde, ya que sus ingredientes básicos son: el agua, el pan duro, los ajos, el aceite y el pimentón, ha estado sometido, precisamente por su popularidad, a variantes, dependiendo de la economía de la familia y los gustos de la cocinera, y se le han ido añadiendo ingredientes como: jamón, chorizo, tocino o huevo.
Tradicionalmente, esta sopa ha sido un almuerzo muy frecuente en toda España y un plato típico de los días de cuaresma por no llevar carne. El dramaturgo Ricardo de la Vega hizo un poema dedicado a las siete virtudes de las sopas de ajo:

Siete virtudes
tienen las sopas:
quitan el hambre
y dan sed poca.
Hacen dormir
y digerir.
Nunca enfadan
y siempre agradan.
Y crían la cara
colorada.



Foto: Mª Cristina Gimeno Ramos


Ingredientes:

- Media barra de pan de varios días.
- 3 ó 4 dientes de ajo.
- Una cucharadita de pimentón dulce.
- Un litro y medio de agua.
- 4 ó 5 cucharadas de aceite.
- Sal.
- 100 gr. de jamón.
- 2 chorizos de Carchelejo.
- Un huevo.

Modo de hacerlo:

En una cazuela, mejor de barro, ponemos el aceite y freímos los ajos pelados, el jamón hecho tacos y el chorizo a rodajas. Mientras, cortamos el pan a rodajas finas. Echamos el pan en la cazuela y le damos unas cuantas vueltas con los demás ingredientes. 
Añadimos el pimentón, cuidando que no se queme. Echamos el agua y dejamos cocer. Salamos. 
Antes de servir, batimos el huevo y se lo echamos a la sopa. Servir en cuencos de barro y bien calentita.

Buen provecho




No hay comentarios:

Publicar un comentario